jueves, 30 de diciembre de 2010

vieja consulta

EL NACIONAL, Caracas, 20 de Junio de 1999
Preguntas a mi médico
Subir al Avila: un ejercicio y un placer
Acianela Montes de Oca
Luis F. Chacín Alvarez

¿Cuáles beneficios o riesgos para la salud implicaría subir al Avila los fines de semana? (Consuelo) Los beneficios para la salud que tiene "subir al Avila" son muchísimos en relación con los posibles inconvenientes. Es posible ascender por este Parque Nacional y caminar, de acuerdo con nuestra preparación física y disponibilidad de tiempo, cumpliendo un formidable ejercicio.

La ruta de ascenso debe planificarse y si deseamos ir más allá del cortafuegos, debemos ir preparados: llevar agua, subir preferiblemente acompañado y con autorización. Para el ejercicio cotidiano, es conveniente hacer una rutina, como por ejemplo: subir por San Bernardino (a una cuadra del hotel Avila) y con un ritmo de ascenso adecuado a nuestro entrenamiento, llegar hasta el punto llamado Loma del Viento, caminar por el cortafuegos hasta Loma del Cuño, en Maripérez, y regresar. Es un ejercicio excelente que la mayoría de los adultos pueden tolerar con agrado.

En general, mientras más frecuentemente nos ejercitemos, mayores beneficios obtendremos, pero aún el popular ejercicio de "fines de semana" tan subestimado por algunos, produce resultados útiles a nuestra salud. Por ejemplo, en el conocido estudio de las enfermeras norteamericanas se demostró que reduce hasta 30% de las posibilidades de desarrollar diabetes mellitus.

No es recomendable esta actividad si usted presenta osteoartritis o enfermedad degenerativa articular muy sintomáticas, especialmente, en las caderas, rodillas o pies. Subir y bajar los empinados caminos del Avila pone en extensión o flexión forzadas los ligamentos, tendones y elementos articulares de las piernas, lo que facilita las tendinitis, bursitis, derrames sinoviales u otras inflamaciones propias de quienes padecen osteoartritis.

Es muy importante al deambular por la montaña (por las "picas" o en el camino) cuidar cada paso, porque pisar una roca, o tropezar con la raíz de un árbol, puede llevarnos a esguinces (lesión de ligamentos) del pie, o traumatismos y fracturas. Siempre es recomendable hacer movimientos de extensión y flexión de extremidades, y hacer "calentamiento" por algunos minutos antes de iniciar el ascenso.

Camine al ritmo que pueda tolerar mejor. La aceleración de las respiraciones y el pulso le irán indicando cuándo detenerse para descansar. Aproveche estos instantes para relajarse y poner sus pensamientos en orden.

Sea cuidadoso con su entorno, ceda el paso a los trotadores, pero cuídese de su movilización en los bordes del camino, donde un mal paso lo puede hacer resbalar hacia la pendiente. Esta recomendación es importante sobre todo para los niños, quienes deben caminar siempre del lado de la montaña.

Subir al Avila una soleada mañana del domingo es una experiencia verdaderamente saludable para el cuerpo y el alma. Si usted lleva una vida sedentaria y tiene algún otro factor de riesgo cardiovascular como hipertensión, diabetes, alteración de sus grasas sanguíneas (colesterol o triglicéridos altos), es fumador, tiene familiares cercanos con enfermedades cardiovasculares, es varón mayor de 35 años o mujer postmenopáusica, o simplemente no se ha realizado un chequeo durante el último año, es deseable que consulte con su médico internista o cardiólogo para que lo evalúe y le indique tratamiento si es necesario o le recomiende el cambio de hábito de vida que lo conduzca hacia una vida más saludable.

Una de esas vías puede ser "los caminos del Avila". El galeno le hará indicaciones específicas para el tipo de ejercicio y las precauciones que usted debe tener. No hay duda de que la caminata de montaña es un excelente ejercicio que proporciona beneficios físicos, mentales y hasta espirituales. Pero también deben considerarse sus riesgos. La actividad física intensa es muy buena para la prevención de la enfermedad coronaria y otras formas de ateroesclerosis, pero si usted ya tiene un diagnóstico de este tipo, no debe someterse al esfuerzo del ascenso a la montaña. Es preferible que camine en plano, por ejemplo, en el parque del Este.

El esfuerzo realizado al subir al Avila tiene un equivalente en los edificios de apartamento en las ciudades: las escaleras, que se convierten así en un verdadero gimnasio incorporado a nuestra vivienda. Subir y bajar escaleras durante 30 o 45 minutos es un estupendo método para "quemar calorías" (hasta 1000 calorías/día), al ayudar a disminuir o mantener nuestro peso y mejorar nuestra capacidad cardiopulmonar, con relativa seguridad personal y sin ningún costo.

Cada vez tengo menos confianza en mis manos: se me caen las cosas que sujeto, y me duelen tanto que me despierto en la noche con los dedos engarrotados y acalambrados. Me han dicho que es la circulación... Tengo miedo, ¿me voy a quedar inválida?

Si sienten hormigueo y sensación de adormecimiento en las manos, especialmente durante la noche, no se asuste: probablemente no es ni el corazón ni la circulación. Su mano le está pasando factura porque la ha utilizado en exceso: por esas largas horas frente al computador, durante la limpieza doméstica, las manualidades y otras labores.

Probablemente se trata del síndrome del túnel carpiano, que consiste en el apresamiento de los nervios que pasan por la palma de la mano y que dan sensibilidad a todos los dedos, excepto el meñique. Cuando se abusa en el uso de las manos, los tendones se engruesan y el nervio queda atrapado, lo que provoca los síntomas antes descritos. La enfermedad se ensaña sobre todo con las mujeres (especialmente las mayores de 40 años), quienes sufren de artrosis o trastornos tiroideos.

Es posible prevenir la enfermedad dándole reposo a las manos cada cierto tiempo cuando se realizan actividades que las tienen a ellas como principal herramienta. Por ejemplo, si se trabaja frente a una computadora, se recomienda realizar una pausa cada 45 minutos. Cada par de horas, se sugiere descansar los dedos entre 5 y 15 minutos haciendo otra actividad, o simplemente descansando las manos. Para confirmar el diagnóstico, se hace la prueba de conducción nerviosa y electromiografía.

Sabemos que no podemos ocupar el lugar de su doctor, pero esperamos que usted nos comunique sus inquietudes a través de Línea N, teléfono 481.5133, clave 8440, de Preguntas a mi Médico. También puede enviar su mensaje al correo electrónico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada