viernes, 29 de marzo de 2019

REGRESO A CASA

Evangelio Dominical: Hijo Pródigo
José Martínez de Toda, S.J.

Cuarto Domingo de Cuaresma-C. Comentario dialogado sobre el evangelio que se proclama el cuarto domingo de Cuaresma, ciclo C, correspondiente al domingo 31 de marzo 2019.  La lectura es tomada del Evangelio según San Lucas 15, 1-3, 11-32

"Padre, he pecado contra el cielo y contra tí"

La parábola del 'Hijo Pródigo' es muy bonita, pero desconcertante: el padre perdona, pero ese perdón crea malestar. El hijo mayor reclama: "Eso no es justo. Ese hijo no debería haber sido readmitido en casa." ¿Qué tipo de familia era?

Se trata de una familia constituida por un padre buenísimo y sus dos hijos egoístas.

Al hijo menor se le ocurrió reclamar su parte de la herencia. Y su padre se la da, aunque típicamente, los hijos reciben él total de su herencia después de la muerte del padre.

El padre podía repartir parte o toda su herencia antes de su muerte. Pero en ese caso, la iniciativa era del padre, no del hijo. Y si un hijo recibía su herencia antes de la muerte del padre, el hijo se quedaba en casa para atenderlo en su ancianidad.

Tampoco podía vender la tierra de los antepasados. Sin embargo, este hijo menor recibe su herencia y la vende toda unos días después para tenerlo todo en efectivo e irse.

¿Cuánto le tocaba al hijo menor?

Si hay dos hijos, la propiedad se divide en tres partes: dos van al hijo mayor, y la tercera va al hijo menor (Deuteronomio 21:17).

Ya fuera de casa, el hijo menor fue pródigo, es decir, derrochador, como un nuevo rico. Y cuando gastó todo, el hambre le obligó hasta cuidar cerdos (animales impuros para los judíos) y a querer comer lo que a ellos les daban.

¿Qué solución se le ocurre para salir del hambre?

Él se acuerda de su casa: "Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen de sobra para comer y yo aquí me muero de hambre. Me levantaré y volveré".

Lo único que le preocupa es cómo satisfacer su hambre.

Prepara un discurso calculado: "Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo; trátame como a uno de tus jornaleros".

No pretende ser criado o esclavo, que le obligaría a vivir más cerca de su padre. Además el jornalero tiene más libertad para ser contratado por otros amos.

Un día su padre lo vio de lejos, y se conmovió; y echando a correr, se le echó al cuello y le dio un largo beso. Su hijo comenzó su discurso. Pero el padre lo interrumpió, diciendo a sus criados:

- "Saquen en seguida el mejor traje, y vístanlo; pónganle un anillo en la mano y sandalias en los pies; traigan el ternero cebado y mátenlo; celebremos un banquete; porque este hijo mío estaba muerto y ha revivido; estaba perdido y lo hemos encontrado".

Y así recibió a su hijo, sin pedir cuentas ni poner condiciones, sin una recriminación ni un reproche, invitando a jornaleros y vecinos, pues un becerro da para muchos invitados.

¿Cómo era el hijo mayor?

Trabaja con su padre, pero le reclama:

– "Mira: en tantos años como te sirvo, sin desobedecer nunca una orden tuya, a mí nunca me has dado un cabrito para tener un banquete con mis amigos; y cuando ha venido ese hijo tuyo que se ha comido tus bienes con malas mujeres, le matas el ternero cebado".

Es decir, no se considera como hijo, sino como un trabajador mal pagado. No le llama "padre". Vive en casa del padre, pero está lejos de él en su corazón.

Echa de menos a sus amigos, pero no a su hermano, a quien llama 'tu hijo'.

Su padre le contesta con mucha ternura:

- "Mi pequeño, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas; deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido, estaba perdido, y lo hemos encontrado".

¿Qué pretende Jesús con esta parábola?
Va dirigida a los fariseos, que se consideraban personas de bien, y criticaban a Jesús por andar demasiado entre pecadores. Jesús les recuerda que todos somos pecadores, que Él ha venido precisamente a salvar a los pecadores, que todos necesitamos arrepentirnos y volver a la casa del padre.

Además no basta con obedecer, servir y guardar los mandamientos. Hace falta amar al padre y al hermano, sobre todo si éste se halla en problemas; y no vivir con amargura, orgullo, egoísmo, resentimiento, celos y envidia.

¿A quién representa el padre?

El padre personifica el amor de Dios, perdonador y generoso.

Si te regalan un billete de dinero todo sucio y raído, tú, seguro que lo aceptarás inmediatamente. Así hace Dios con nosotros. Nos acepta como si fuéramos un billete de dinero todo nuevo y estirado.

Éste es el mejor retrato de Dios que la Biblia nos ha dejado. El centro de la parábola no son los hijos sino el padre, que quiere restaurar a la familia que se ha roto.

Dios vive tu drama de padre y madre, que a las seis de la mañana del domingo, ves que tu hijo o hija no ha vuelto a casa. Miras por la ventana, estás atento a la puerta y no puedes dormir. Y cuando llega, ¡qué descanso y qué paz! Así es Dios.



Despedida
 
Les invitamos a la Misa, a la Eucaristía, sacramento del amor. Ahí nos espera papá Dios con los brazos abiertos y nos ofrece una fiesta alegre con los demás de la familia de Dios, especialmente con los más necesitados.

Fuente:
31/03/2019: https://radioevangelizacion.org/noticia/evangelio-dominical-hijo-prodigo-1
Cfr.
https://www.autorescatolicos.org/josemartineztodaINDICE.htm
Luis M. Ortíz; http://impactoevangelistico.net/noticia/2727-el-hijo-prodigo
Ilustraciones: Catherine Gregory y  Bartolomé Esteban Murillo.

jueves, 28 de marzo de 2019

CAZA DE CITAS

"Ya no tenía que viajar para ser cronista del dolor. Este había llegado a su país y se cebaba con sus gentes. Aquella guerra era una venganza colectiva, un ajuste de cuentas por afrentas pasadas, un reflujo de odios y rencores que envenenaban el corazón de las personas, aflorando a la superficie lo peor de sí mismas. Una Joana adolecente estuvo a punto de matar a su padre, y a pesar de sus esfuerzos por dominarse, temía que en un futuro pudiese desatar su ira contra otra persona. Quizá con razón, quizá sin ella, pero ¿realmente necesitaba una justificación para la violencia? La había buscado en una docena de países y no la había encontrado. Una serpiente mordiendo su propia cola; su origen y su final eran ella misma"

José Antonio Suárez

("Tercera República", La Factoría de Ideas,  Madrid, 2010: 208)

Fotografía: Juan Pablo Bayona, Puente de Las Tienditas, entre el estado Táchira y Colombia. Bloqueo para evitar la entrada de la ayuda humanitaria a Venezuela.

NOTICIERO RETROSPECTIVO

- S/f. "Surgió enorme isla en el Lago de Maracaibo". 2001, Caracas, 21/07/1987.
- Laureano Torrealba. "Derecho de ejercicio de huelga". Tribuna Popular, Caracas, 31/07/69.
- Juan Nuño. "El año de Orwell o dos más dos son cinco". El Nacional, Caracas, 06/05/84. Papel  Literario.
- Gustavo Linares Benzo. "La biblioteca de la Procuraduría". Economía Hoy, Caracas, 17/12/98.
- Ludovico Silva. "Guaire" (poesía). El Nacional, 16/01/82. Papel Literario.

Reproducción: "Los ingenieros del año 28 celebran las bodas de plata". El Nacional, Caracas, 10/08/1953. Universidad Central de Venezuela.

"ME FUÍ"

Cultura insurgente
Luis Barragán


Las hubo con letras descaradamente panfletarias al lado de otras, francamente poéticas. La canción-protesta, local y de importación, caracterizó también a un país con un mínimo de libertades públicas para apreciarlas, sensible a sus más caras denuncias.

Tomar una vieja pieza, nos lleva a la nostalgia de los tiempos idos. En las redes sociales, bastará con tomar una muestra de las más cotizadas para constatar la más escandalosa vigencia de los reclamos, quizá sobreviviente el cantautor que hoy no menos escandalosamente calla; o para ratificar que los versos de Alí Primera, abusado hasta la saciedad, le sirven a una dictadura que jamás ha dado, no da ni dará explicaciones ante la catástrofe que ha provocado.

Además, dictadura que ni siquiera pudo levantar un movimiento cultural más o menos convincente, imitando a la Nueva Trova cubana que, por siempre, silenció las más crudas realidades isleñas. En una ocasión, Maduro Moros prometió un estudio de grabación en cada capital de estado, para ocupación de los artistas del partido: una cosa ni la otra, existen, excepto los consabidos jingles de las campañas plebiscitarias que rinden culto a la personalidad del antecesor, buscando  la suya – todavía - el sucesor.

En la Venezuela de una represión tan indecible como su calamidad humanitaria, corren las melodías  y lemas, a veces, subterráneamente, y otras, con los ímpetus de un estadio deportivo repleto. No constituye casualidad alguna que la cultura de la insurgencia a favor de la libertad, la que cuenta con el conmovedor testimonio de sufrimientos y el feliz impulso de las esperanza, se haga en el exterior, como ocurre con las piezas estremecedoras de Gabriela Montero (https://www.youtube.com/watch?v=81ogb1b-0kU),  Reymar Perdomo (https://www.youtube.com/watch?v=IJi25BVXxvs), Christian López (https://www.youtube.com/watch?v=JGudROVFgZ8), entre otros.

Gritan autenticidad, transmiten las vivencias del injusto y forzado exilio, reclaman el optimismo necesario para un país que debemos reconstruir sobre valores muy distintos a los que permitieron la amargura de un siglo que tarda en llegar por estas latitudes.  La diáspora que se sabe en la anchura espiritual de una patria viva, la que no desmaya en su lucha contra la tiranía, está aportando a la cultura  de una libertad irrenunciable.

01/04/2019:
www.lapatilla.com/2019/04/01/luis-barragan-cultura-insurgente/
https://apuntoenlinea.com/2019/04/01/luis-barragan-cultura-insurgente-lapatilla-com/
https://noticiasvenezuela.org/2019/04/01/luis-barragan-cultura-insurgente/
https://theworldnews.net/ve-news/luis-barragan-cultura-insurgente

UNA MIRADA DESACOSTUMBRADA

Arquitectura de prisión
Siul Nagarrab


Obligados, los venezolanos nos habituamos a vivir enrejados en casas y apartamentos. La más humilde ventana, añadida la sala de  baño, requiere de una máscara de hierro para evitar el escalamiento insólito de un decidido hampón, como ocurre también con la terraza que la supuso la más elemental previsión del ocupante al tratarse de un piso alto del edificio.

Décadas atrás, prosperó el negocio de las rejas en sus más variados formatos, por momentos competidas por  las puertas de seguridad y las múltiples barras secretas de un costo  enorme. Cualesquiera motivos y ornamentos, adquirida la pieza sin consultar al condominio, el enrejado derivó en un rompecabezas del gusto arbitrario en las comunidades residenciales que no pocos conflictos produjeron en calles cerradas, tratándose de las casas, o en elevados inmuebles de ocupantes que todavía se juran propietarios verticales y no horizontales.

Frecuentemente, como refiere el venezolanismo, el más avispado picaba adelante e imponía al resto un estilo que no tardaba en conseguir otras rivalidades al pasear la vista por la vereda, los balcones y pasillos. Después, pudiendo apreciarse desde que culminó el salvaje derribamiento de los portones con la masiva represión de 2017,  cualquier cosa que pueda soldarse es útil para la defensa de un hábitat de difícil mantenimiento, incluyendo la madera de antigua reputación, aunque algunos tuvieron tiempo de contratar sendas láminas de acero, como – bueno mencionarlo – los kiosqueros.

Testimonios, como el de una amiga cercana, muestra el riesgo de la más elemental reparación de los accesos al lugar donde – al menos – se duerme, pues, obra la presunción de un adineramiento imprevisto para ensayar algún hurto, asalto a mano armada o secuestro.  Atorada y rota la puerta metálica del garaje de una casa nada llamativa, heredada de padres laboriosos, incurrió en el error de ordenar una soldadura y tres manos de pintura a pagar poco a poco, pero estuvo asediada por quienes de un modo u otro, ajenos al sitio, tomaron nota de la novedad y procedieron para celebrar tan peculiar negocio que, por fortuna, frustró el convencimiento de unas cuentas bancarias raquíticas de la médico que ya ni automóvil propio tiene.

Por muy serializada que sea la Caracas de pequeñas, medianas o grandes torres, hay muestras de inmuebles de una grata y, a veces, muy elaborada arquitectura que las rejas, muros altos, alambradas eléctricas, ocultan. Muy pocos, se ofrecen tales como vinieron al mundo para asombrarnos por ángulos, espacios y materiales que tienen la  osadía de esculpir al viento.

Disculpándonos por una nueva alusión personal, tras varias décadas de visitar el estado Táchira, nunca se nos ocurrió aprovechar la oportunidad de visitar la otrora rumbosa, insegura y también horripilante ciudad colombiana de Cúcuta.  Lo hicimos hacia el 2013 para almorzar en un restaurante de extraordinaria cocina y nos sorprendió que el local tuviese grandes vidrieras y puertas desprovistas de rejas, como el resto de un vecindario con casas y edificios de útiles terrazas para airearse y asolearse despreocupadamente.

Estamos lejos de imaginar a las principales ciudades venezolanas, con inmuebles desprovistos del artefacto de seguridad. Sin dudas, ya condicionados por los muchos años de infortunios, al apreciar un modesto edificio de la vieja capital (El Universal, Caracas, 08/08/1953),  la impresión inicial es que está desnudo, pues, no pertenece al género indeseado de la arquitectura de prisión que significa toda una costumbre de la mirada empobrecida: una estética petrolera que es la del derrumbe, en contraste con otras latitudes orientales en las que el crudo  permite cotizar y muy bien a los más osados arquitectos,

Reproducción: El Universal, Caracas,08/08/1953.
31/03/2019:
http://www.opinionynoticias.com/opinioncultura/34628-nagarrab-s

NO ES JUEGO ...

¿De cuál guerra civil hablamos?
Luis Barragán


A veces, asombra la facilidad con la que versamos sobre una inminente guerra civil en Venezuela. En  una ocasión, aseguramos en la plenaria de la Asamblea Nacional que la dictadura la hacía sin declararla al resto de la población, como si fuese suficiente para  tenerla, aunque padecemos los estragos.


Los más elementales requisitos apuntan a una división del país por motivos harto insuperables, los cuales no se aprecian – acá -  en el orden ideológico, religioso, racial, territorial u otro de los hitos que prosperan en lejanas latitudes. Agreguemos que no existe una proporcionalidad de fuerzas en disputa, siendo la dictadura apenas un reducto de privilegiados excesivamente armado y represor,  obstinado en desafiar a las grandes mayorías desarmadas que claman por libertad.

Convengamos, el régimen por siempre fue belicoso, violento, agresor y, al desesperar en sus capítulos finales, intenta apelar a un abierto conflicto civil o internacional. Quizá también se deba a sus orígenes, pues, una coincidencia e ironía inadvertida, guardando las distancias,  Chávez Frías ascendió al poder dizque como el pacificador que nunca fue, capaz de detener la guerra civil que se venía encima al abrir el presente siglo, como Betancourt lo hizo a mediados del anterior, diciendo atajarla.

Por curiosidad, recordamos y buscamos una de las más infelices intervenciones públicas del barinés en la que abusó de la lectura hecha o el comentario recibido, seguramente reciente,  en torno a la consabida tragedia peninsular de los años treinta. Invocó a Gabriel Jackson y “La República española y la guerra civil (1931-1939)”, por cierto, sin que supiese del cuestionamiento que su admirado y promovido Noam Chomsky hiciera de la obra, en un doble ensayo intitulado “Vietnam y España: los intelectuales liberales ante la revolución”.

Agreguemos, no tendría por qué saberlo, escaso del calibre intelectual que holgadamente demostró el guatireño, menos enterado del apasionado hispanismo de Jackson que lo condujo al campo novelístico, con  “En ese ayer casi olvidado y mudo”. Sin embargo, sobresale  la improvisación que, empleando un venezolanismo de exactitudes, no es otra cosa que piratería.

En efecto, el 17/01/2003, Chávez acudió a otra de sus largas peroratas en la Asamblea Nacional, presidida por Francisco Ameliach, cuya estrella apagó el procónsul carabobeño Lacava. Y de Miguel Hernández y George Orwell, en trance de una inspiración poética por la condición de presidente-prisionero que alegó, exaltó la “sagaz reflexión” de Jackson y, con pinzas, lo citó, comentando que “lo que decía (…) para España, hoy es una verdad para Venezuela, esos grupos privilegiados se sienten desafiados y amenazada su lógica de dominación, no por una masa obstinada, sino por un pueblo cada vez más organizado, que participa y protagoniza para tener cada vez más una patria libre y compartida, buena y bonita, latiendo bajos sus pies y bajo los de las próximas generaciones” (véase: “El golpe fascista contra Venezuela”, Ediciones Plaza, La Habana, 2003: 178).

La generalización, cinismo  y sandez de entonces, guarda correspondencia con la auto-victimización de una dictadura, como la actual, capaz de inventar una guerra civil donde no la hay ni la habrá. La tentación de compararla con lo acecido allende los mares, posiblemente se deba a un mes aniversario de hechos, como el nacimiento y la caída de la otrora II República de España, un 14 y un primero de abril de años ya remotos.

Ilustración: https://www.eldiario.es/cultura/libros/libros-entender-horror-julio_0_792321183.html
01/04/2019:
http://www.opinionynoticias.com/opinionpolitica/34632-barragan-l

DE LAS OTRAS CONDICIONES

Del modesto aporte histórico
Luis Barragán


Lo obvio, debe evidenciarse. Parece lógico es que, después de esta amarga experiencia socialista, la alternativa se encuentre en un modelo y estrategia de desarrollo afianzado por el libre mercado, abierto y competitivo, por cierto, conocedor también de los más variados y amplios matices. Sin embargo, sostenemos, la opción no encuentra un convencido cupo en el denominado Plan País (PP) para el mediano y largo plazo, ganado para una orientación insólitamente conservadora, por la básica repetición de fórmulas, en constante agregación,  que antes  condujeron al fracaso.

Al respecto, es necesaria una precisión inicial sobre el origen del planteamiento y, otra posterior, respecto a la transición que se espera.  Partimos de la buena fe para su formulación, pero igualmente de la necesidad de una discusión que, quizá por los apremios de la hora, las organizaciones políticas y sociales no han encarado convincente y suficientemente.

El llamado Frente Amplio, sucesor de la MUD, con todo derecho, ha planteado el PP. Sin embargo, pesa demasiado el detalle, lo ha hecho a través de la Asamblea Nacional, por definición una instancia plural, la cual – por lo menos – ha debido formalizar su discusión, dándole cabida a todas las opiniones, criterios, pareceres y perspectivas que la materia merece al tratarse de un consenso necesario e indispensable que comprometa   a todas las fuerzas y sectores de la República – lo subrayamos – a reconstruir.

Disculpándonos por la alusión personal, tiempo atrás, nos permitimos llamar la atención del entonces coordinador de la fracción unitaria en el parlamento, sobre la urgencia de una discusión creciente y organizada de los problemas fundamentales del país, añadidos el diagnóstico y las propuestas, que reivindicara el carácter institucional de la Asamblea Nacional. Esta sola circunstancia, autorizaba una experiencia con la que no contó la otrora Coordinadora Democrática al plantear y difundir el llamado Proyecto País, ni las comisiones que aportaron los planes de gobierno para encarar  las campañas electorales de plebiscitación de Chávez Frías y Maduro Moros.

Contrarrestando la vieja falacia de esta dictadura en relación a la oposición supuestamente huérfana de alternativas, reales, constantes y sonantes,  entendemos la prédica del presidente encargado Guaidó, sobre el PP, pero – observamos – la fundamentalísima importancia que tiene una propuesta de corto plazo para la transición, concreta y específica, que nos concerté para garantizar el éxito deseado, como la lanzó la plataforma Soy Venezuela a través de un documento intitulado “Tierra de Gracia”.   A menos que deseemos repetir las condiciones que hicieron la tragedia de todos estos largos años, debemos tener el coraje de acordar y abrir las otras fronteras desconocidas a un país radicalmente distinto de libertad, prosperidad y equidad, con la modestia militante del aporte que se reclama histórico.

Fotografía: Héctor Guerrero, apagón en Petare (07/03/2019).
31/03/2019:
http://guayoyoenletras.net/2019/03/31/del-modesto-aporte-historico/

UNA MEDIDA INÚTIL

La invención de Morel
Luis Barragán


El régimen acostumbra a solazarse con los innumerables eventos electorales que ha celebrado, como si bastara para reputarlo como todo  el compendio de una experiencia democrática y, faltando poco, participativa y protagónica. De vocación y cuño plebiscitario, las jornadas acumuladas apuntan a una trampa continua, perfeccionada y escandalosa, montada por un organismo de irrefutable militancia dictatorial.

Hubo errores garrafales, sobre todo de apreciación política de las circunstancias, como en los comicios parlamentarios de 2015, que aleccionaron al poder establecido. Y, ahora, con toda la franqueza, por cierto, despedida  Smartmatic, la silenciada empresa que tanto le ayudó,  no ha tenido el mínimo pudor al incurrir en un fraude sostenido y demasiado visible, origen – además – de una tal constituyente que tuvo la ocurrencia de decirse más votada que la ejemplar e histórica consulta referendaria de la oposición, en 2017.

Una de las medidas preventivas que consagran a este socialismo del XXI para afrontar las elecciones cuasi o nada competitivas que adelanta, a veces, enfebrecidamente, a pesar de su augusta impopularidad, ha sido la de inhabilitar descaradamente a aquellos que los piensan como rivales imbatibles. Poco importa que los opositores más decididos, jamás hayan ejercido un cargo público, pero el castigo del indefenso también opera a través del organismo tributario que, desde hace mucho, deshizo o pulverizó el prestigio que alguna vez alcanzó al finalizar el siglo anterior.

Así como a María Corina Machado, víctima de un desafuero parlamentario que no tiene equivalente en nuestra historia contemporánea, faltando poco, con una todavía vigente prohibición de salida del país, se le impidió postularse a la Asamblea Nacional, entre otros venezolanos, Juan Guaidó hoy es  víctima de una decisión absolutamente unilaterial, improcedente y abusiva de la Contraloría General de la República. Sin embargo, ésta, decidida por la espuria constituyente, con un supuesto titular al que nuevamente le toca ensuciar sus manos,  simplemente no existe; y, valga acotar, menos, cuando – convirtiéndose en cómplice – la instancia nada ha hecho, hizo ni hará, frente al gigantesco saqueo de los dineros públicos que constituye toda una realidad y leyenda para el historial delictivo del mundo.

La resolución en cuestión, parte de un falso supuesto: la dictadura no sólo seguirá, sino que  lo hará administrando cualesquiera comicios en el ámbito público hasta copar todo rincón en el privado.  Posiblemente, la pieza se convierta en un capítulo inédito de “La invención de Morel” de Adolfo Bioy Casares.

Fotografía: Ivan Alvarado (Reuters), Juan Guaidó abandona el domcilio de Roberto Marrero, tras su detención.

ÉPICA DE LA ZOZOBRA CALCULADA

Una dictadura deselectrificadora
Luis Barragán


Consabido, Chávez Frías se empinó sobre un país suficientemente construido. Junto al heredero, hizo el contra-milagro de reducirlo literalmente a escombros.

Quien se acerque a la historia de la industria eléctrica en Venezuela, podrá constatar la expansión y eficiencia conquistada que permitió – incluso – exportar energía a los países vecinos. Todavía recordamos de la vieja prensa, las campañas publicitarias  de los años ’40 del ‘XX, orientadas a convencer de la baratura de un recurso que contrastaba con el empleo de otros, como el kerosene.

Apelando a la novedad, Lenin lanzó una ecuación que concilió a los soviéts con la electricidad, trastocándola en un dogma. Por supuesto, la actual dictadura venezolana lo concibe al revés, pues, independientemente de sus incapacidades, la deselectrificación creciente del país hasta atravesar las fronteras del colapso, constituye otro de los mecanismos perversos de control social.

En una ocasión, integrando la Comisión Permanente de Administración y Servicios del parlamento, tuvimos en suerte alegarlo al intentar la comparecencia del otrora ministro Jessy Chacón.  En alguna parte debe encontrarse la transcripción de una sesión de los comisionados, en la que nos acusaron de politizar un tema exhibido como meramente técnico y de circunstancia.

Por varias generaciones, los venezolanos levantamos una industria extraordinaria que, por más fallas que tuviese, jamás – ni siquiera por escasos segundos – bañó de obscuridades y muertes, simultáneamente, a todo el país.  Sólo a Maduro Moros se le ocurre inventarse una épica del incierto restablecimiento, obsequiando sendas réplicas de la espada de El Libertador, como si esto fuese una telenovela más de las que, por cierto, también desterró al fulminar la industria local del entretenimiento.

Fotografía: Héctor Guerrero, apagón en Catia (Caracas, 07/03/2019).
31/02/19 (entra domingo 31, avanzada la hora, pero aparece en la parrilla, como suele ocurrir, lunes 01/04/2019):
http://www.noticierodigital.com/2019/04/luis-barragan-una-dictadura-deselectrificadora/
http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=123820
https://noovell.com/similar/22228488/
https://noticiasvenezuela.org/2019/04/01/luis-barragan-una-dictadura-deselectrificadora/
https://tenemosnoticias.com/noticia/barragn-luis-dictadura-deselectrificadora-652577/1307376

miércoles, 27 de marzo de 2019

LEER ES JUGAR

Literatura y goce
Alirio Pérez Lo Presti 

Mario Vargas Llosa hubiese ganado la presidencia de Perú, hubiésemos tenido una pérdida irreparable.

Su papel protagónico como hombre de ideas y genio creativo, estaría malogrado por la sombre que acompaña a quien incursiona en la lucha por el poder. Platón, genio de genios, fracasa en sus intentos de hacer carrera política, hasta el punto de que casi le cuesta la vida. Esa tendencia por parte del hombre de pensamiento de coquetear con el poder no es nueva, pero es una diada extremadamente peligrosa que tienta a quienes son aventajados intelectualmente.

Por haber perdido las elecciones para la presidencia de Perú, Vargas Llosa sigue escribiendo y contribuyendo al quehacer intelectual de occidente. Es el más conspicuo representante del hombre de inventiva y constituye una suerte de inteligencia, de carácter total, que inusualmente aparece y que particularmente en el siglo XXI se hace cada vez más escaso. Pero Vargas Llosa tiene un elemento que muy de vez en cuando se conjuga en un mismo genio y es:La risa. Este Suramericano invita a la carcajada y al placer por leer.

La relación entre lectores y escritores es inusualmente particular. Tengo un amigo lingüista y suele sufrir cada vez que lee. Obsesionado por la posibilidad de que exista un texto tan bien escrito que alcance la perfección estilística, padece con la lectura. Contrario a lo que podría pensarse, a mi amigo no le gusta lo que lee porque casi todo y últimamente “todo” lo considera mal escrito. Para él lo literario dejó de ser la travesura propia de quien se divierte al acercarse a los libros para transformarse en una especie de castigo. –“¡Alirio!” -Me dice sobresaltado: -“Todo está mal, no saben colocar la coma en los textos y el dequeísmo es una peste. Los conectores se encuentran en los espacios más inadecuados y existe un abuso generalizado de adjetivos. La literatura ha muerto para mí.” Mi amigo ve con ojos torcidos a Mario Vargas Llosa y sufre cuando lo lee.

Fiel a la consigna de quienes creemos en las maravillas de los mundos de las palabras, trato de explicarle que él pertenece a una clase particular de lectores; es un lector “sufriente” porque ya no lee por goce sino para ver lo mal escrito que están los textos de los demás. Incluso le sugerí que cultive otra afición, como la música de cámara o la caligrafía japonesa, que necesariamente se apegan al ideal de perfección, mas él insiste en que quiere seguir leyendo, a pesar de que le cae mal la lectura. Mi amigo sufre cuando lee a Mario Vargas Llosa. Doblemente fiel a la consigna le sigo la corriente y le digo que siento pesar por su condición de “lector sufriente”.

El asunto de los temas sobre los cuales se escribe suele ser tan diverso como posibilidades tiene el universo de que se combinen sus elementos conocidos. De ahí deriva la tradicional y clásica relación que se establece entre el escritor y el lector que más que ubicarlo en el contexto de la pureza estilística es en realidad un asunto de doble complicidad. Por una parte, la complicidad del lector que se siente identificado con lo que lee y por otro con la complicidad del escritor que trata de escribir para que lo lean. Se lee lo escrito por alguien. Se escribe para ser leído por alguien. Parece obvio si no fuese por el lazo que se establece entre dos para que estalle el cuasi milagro que ocurre cuando lector y escritor terminan desarrollando un vínculo que va desde lo afectivo hasta la animadversión. 

El otro grupo de lectores que mencionaré en este escrito es aquel en el cual el goce estético, deleite por la palabra escrita y placer por la lectura se impone como la razón de ser del acto de vincularse con los textos. Son los verdaderos lectores en el sentido amable del término, sin los cuales la literatura hubiese desaparecido hace ya un montón de tiempo. Es el lector que goza y se embriaga por el placer de leer porque consigue en los libros desde la resolución de enigmas hasta la posibilidad de soltar una espléndida carcajada. En el lector gozoso, la literatura vive y sobrevive. Es el punto desde el cual se traza la posibilidad de trascendencia de una obra porque el amor hacia la palabra está por encima de la posibilidad de desvincularse de ella. Para escritores gozosos, entre los cuales me encuentro, la existencia de Mario Vargas Llosa en el siglo XXI nos da sosiego.

El arte de la literatura despierta apasionamientos, pues es arte al fin. Más disfruto de aquellos que defienden hasta rasgarse las vestiduras a un autor que a mí me parece que por más que trate de escribir, siempre escribe mal, pero que a fin de cuentas tiene quien lo ampare como si leer fuese lo que en realidad es: “Leer es jugar”. Es divertirse, reírse, burlarse, llorar y ponerse serio para terminar soñando con aquello que nos gustaría vivir pero no se nos permite y la literatura le da vida.

El lector gozoso es el niño agradecido que ha consentido que la palabra escrita en su forma artística siga existiendo.

27/03/2019:
http://www.opinionynoticias.com/opinioncultura/34607-literatura-y-goce
Fotografía:
https://www.vanitatis.elconfidencial.com/famosos/2019-03-26/vargas-llosa-fiesta-reyes-macri-argentina_1903894/

DETRÁS DE LAS CÁMARAS

La cuestión militar y el debate en la Asamblea
José Alberto Olivar
marzo 25 2019

Llamó la atención, el flojo debate efectuado el 19 de marzo en la Asamblea Nacional para abordar la cuestión militar y su papel dentro de la transición política impulsada desde la Asamblea Nacional frente al régimen usurpador. Una corta lista de oradores, seis en total, en representación de los principales partidos políticos y la fracción 16 de Julio que contrasta con el debate de principios de mes sobre la crisis económica agudizada por la dictadura.

Tal parece que lo militar sigue representando un tema tabú para la dirigencia política, hecho que revela o un profundo temor a meterle el diente al asunto o un tremendo vacío cognitivo en cuanto a un tópico de ineludible relevancia dentro de la actual coyuntura. Unánime resultó la aprobación del proyecto de acuerdo presentado por el presidente de la comisión permanente de defensa y seguridad, diputado Eliezer Zirit, para ofrecer nuevas garantías a todos aquellos oficiales militares que contribuyan al restablecimiento del orden constitucional y la reinstitucionalización de la Fuerza Armada Nacional. Y no podía ser de otra manera, puesto que el eje discursivo a favor de la transición ha sido el de soliviantar a los uniformados e invitarlos, más que a exigirles, a dejar de seguir siendo el sostén de un régimen opresor y gansteril.

No obstante, fue una extraordinaria oportunidad que resultó desaprovechada por completo para poner de relieve los puntos medulares acerca de la concepción que tienen los partidos políticos democráticos en torno a la Fuerza Armada que ha de acompañar no solo la transición, sino la reingeniería absoluta de un sistema político diseñado por Chávez y sus conmilitones en 1999 para instaurar una hegemonía de claros visos antidemocráticos.

Pese al reducido segmento en el que la retórica intentó comulgar con el discernimiento fecundo, la ocasión no fue dejada de lado para la figuración de inexorables voceros políticos como los diputados Henry Ramos Allup (AD) y Omar Barboza (UNT), quienes en líneas generales esbozaron criterios similares en cuanto a la faz del partido militar hecho gobierno y el talante totalitario del régimen manejado primero por Chávez y luego por Maduro. Cuestionando ambos, cada uno por su lado, la irresponsable dejadez del Alto Mando Militar en lo que respecta a la defensa de la integridad del territorio nacional con motivo de la reclamación por el Esequibo.

Llamó la atención, el empleo reiterado de apelativos religiosos, por parte de los diputados Zirit (AD) y Francisco Casella (Voluntad Popular), cuando imprimían en sus intervenciones un marcado acento maniqueísta en el que llamaban a los “hermanos militares” a sumarse a la causa del bien a la promesa de salvación, con la Constitución en la mano y la bendición de Dios, en el Arca de la alianza por la Libertad.

De seguidas, las intervenciones de los diputados Luis Barragán (fracción 16 de Julio) y Ángel Medina (Primero Justicia), ofrecieron algunas pistas de hacia donde debería orientarse a futuro cercano un debate mucho más denso y colmado de ideas, contrapuestas o no, en torno al papel a cumplir por la Fuerza Armada Nacional dentro de la agenda de reconstrucción nacional. En primer lugar, Barragán asomó una especie que pareciera extraída de un manual de sociología política resumida en la frase “ciudadanizar a la Fuerza Armada Nacional y parlamentarizar a la sociedad civil”. Tamaña empresa implica llevar a cabo el planteo, sobre todo luego que el régimen dejó a los jefes militares durante veinte años envanecerse de fueros para la comisión de toda clase de negociados lícitos e ilícitos en su afán de perpetuar la supremacía de la cosmovisión castrense en el manejo de las palancas del Estado. Y no menos extenuante, es el poco apego de hombres y mujeres de a pie a los preceptos cívicos que representa el ejercicio de la Democracia por medio de los mecanismos institucionales legítimamente constituidos. En absoluto, creemos imposible materializar la premisa, siempre y cuando exista una verdadera voluntad política de cimentar el control objetivo sobre el estamento militar sin medias tintas ni complejos, así como impulsar la educación ciudadana en su más amplia expresión. Importante, fue la observación que formuló de actualizar manidos enfoques y dejar atrás lugares comunes, de la que acusan líderes políticos cuando a duras penas trastabillan el tema militar, más aún, cuando en otras latitudes existen renovadas escuelas de pensamiento estratégico en el ámbito de la Seguridad y Defensa nacionales.

Por último, Medina, quien forma parte de la comisión especial de Justicia y Paz, aprovechó no solo para resaltar el trabajo que viene haciendo junto a otros colegas parlamentarios en relación a la justicia transicional que posiblemente estará sobre el tapete, sino para formular en nombre de su partido, cuatro propuestas concretas cuyo contenido si se revisa con detenimiento debiera atizar el debate. Causa honda impresión, la idea de extender las garantías contenidas en el acuerdo escasamente debatido, a aquellos altos oficiales que en el presente ocupan funciones de responsabilidad en áreas estratégicas dentro de la Administración Pública, siempre y cuando contribuyan a desconocer al régimen usurpador, hemos de suponer que tal medida va dirigida a los causantes del caótico estado que reina en PDVSA, CORPOELEC, CVG, entre otros entes. Pareciera que es el precio a pagar por ver restaurada la Democracia aun con los bemoles de la roña

De igual modo, resulta malaconsejado por decir lo menos, la insistencia de recoger el precepto de corresponsabilidad, establecido en el artículo de 326 de la Constitución, inserto por los constituyentes militares chavistas de 1999 no con otro propósito sino de abrir la caja de Pandora que significa el intervencionismo militar en la vida política del país. Tanto el principio de la “corresponsabilidad” como el estribillo llamado “contribución al desarrollo integral”, no son más que adefesios creados por los elucubradores del pretorianismo inmanente en un sector retrógrado de la Fuerza Armada para justificar un proyecto totalitario por demás execrable.

En fin, pocas han sido las ocasiones en los cuales el Poder Legislativo Nacional, se ha abocado, al menos con cierta displicencia, a tratar el tema militar. Contados son los aportes de la faena parlamentaria que pudieran ayudar a construir un instrumental teórico y práctico, capaz de comenzar hacer valer la premisa del control civil democrático sobre el sector de la sociedad al cual se le ha asignado la misión empuñar las armas de la república para defenderla y no para expoliarla

25/03/2019:
https://www.lapatilla.com/2019/03/25/la-cuestion-militar-y-el-debate-en-la-asamblea-por-jose-alberto-olivar/
Fotografía: Rodrigo Abad (AP).

PRECISIÓN

La base militar rusa y el 187,11
Luis Barragán


Consabido, la Fracción Parlamentaria 16 de Julio ha insistido, desde el 19 de febrero del presente año, en la discusión y autorización de una misión de paz, según el numeral 11 del artículo 187 de la Constitución de 1999. El sólo y violento impedimento del ingreso y distribución de la ayuda humanitaria, lo justifica.
El texto constitucional vigente, clara, expresa e inequívocamente señala la competencia exclusiva de la Asamblea Nacional para “autorizar el empleo de misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país”. Importa diferenciarlo del numeral 4º del artículo 150 de la Constitución de 1961 que  atribuía la autorización al Senado por “solicitud del Ejecutivo Nacional”.
Luego, se infiere que el parlamento puede valorar las condiciones, pertinencia y oportunidad para deliberar y autorizar en la materia, siendo importante acotar la aprobación pacífica y pacífica de la norma por el constituyente  (actas nrs. 35 y 45 del 3 y 15/11/199/ Asamblea Nacional Constituyente).  Además, bajo uno u otro supuesto, puede recibir y hacer la solicitud respectiva.
Ahora bien, un hecho público, notorio y comunicacional, sabemos de la presencia en nuestro país de una misión militar rusa y, algo más que una reiterada visita de cortesía, el proyecto de una base inicial e incomprensiblemente insular, en La Orchila, y otra que tendrá por supuesto destino la región guayanesa. Demasiado obvio, una presencia tan sostenida requiere de la ineludible autorización de la Asamblea Nacional.
Por lo pronto, es harto conocido el motivo, los detalles y la urgencia de una catástrofe humanitaria en Venezuela, por lo que el planteamiento y aprobación del referido  artículo 187 tiene una necesarísima vocación por el debate público, en contraste con una misión militar, como la rusa, que no sólo violenta la norma, sino que está implementándose en la más completa opacidad, excepto los deslices noticiosos. Y ésta sola circunstancia obliga a la Comisión Permanente de Defensa de la Asamblea Nacional, a abrir la debida investigación para constatarlo y corregir prontamente la situación.

25/03/2019:
https://venezuelaunida.com/luis-barragan-la-base-militar-rusa-y-el-18711/ (Bloqueo de La Patilla, no impide salida de sus materiales)
http://www.ventevenezuela.org/2019/03/27/la-base-militar-rusa-y-el-187-11-por-luis-barragan

BASE

La Fracción 16 de Julio solicitará una investigación parlamentaria sobre la presencia militar de Rusia en Venezuela

De acuerdo con los medios de comunicación social, nuevamente dos aviones militares de la Federación de Rusia se encuentran en Venezuela,  incluso, renovando  la idea de instalar una base – esta vez – al sur del país.

Al respecto, el diputado Luis Barragán señaló que “a la Fracción Parlamentaria del 16 de Julio le preocupan las noticias que circulan en la materia, ya que la presente dictadura renueva su interés en involucrar a Rusia en nuestro país, vinculándose irresponsablemente con intereses geopolíticos que les son ajenos, a la vez que estamos sumergidos en una crisis humanitaria que impide el auxilio directo y efectivo de los países de la región”.

Comentó que el anterior y oficial recibimiento de sendas aeronaves de guerra “jamás fueron convincentemente explicadas, aunque extrañaba la idea de una base militar insular, como la de La Orchila”. Sin embargo, atajando cualquier contradicción, indicó que “algo muy distinto es la solicitud de una misión de paz, como la hecha por la Fracción 16 de Julio, pública y abiertamente destinada al debate y a la aprobación parlamentaria (artículo 187, numeral 11 constitucional), y muy otra son las oscuras y calculadas relaciones militares con la Rusia que puede darle otra significación a un conflicto, vinculándolo con los intereses que se mueven en el otro lado del mundo. Nada extraña que los asesores del régimen pretendan nternacionalizar el conflicto, banalizándolo por aquello de Chaderton que se desea bañista en el Pacífico”.

“Es evidente que, al compromiso desarrollado con la Cuba dictatorial que, junto a otras fuerzas irregulares, tiene ocupada a Venezuela, podrían sumarse varias y graves iniciativas que nunca han sido aclaradas en una relación bilateral con Rusia. Y, al respecto, nuestra Fracción Parlamentaria solicitara a la Comisión Permanente de Defensa de la Asamblea Nacional que abra la debida  investigación”.

En otro orden de ideas, el diputado Barragán celebró el acto realizado en la localidad mirandina de Paracotos, donde acompañó a María Corina Machado, a la diputada Dignora Hernández y al profesor William Anseume en una extraordinria manifestación popular.

“La afiliación del profesor William Anseume, reconocido líder del profesorado universitario, a Vente Venezuela,  ejemplifica el carácter concreto de un compromiso político que respeta muy bien sus responsabilidades gremiales, sin confundirse. Al  asumir la coordinación de Vente del municipio Guaicaipuro del estado Miranda, demuestra también una vocación – ante todo – ciudadana que es la requerida para superar las actuales y consabidas circunstancia, en la ruta del coraje”

24/03/2019:
http://www.opinionynoticias.com/noticiasnacionales/34588-fraccion16j
https://www.lapatilla.com/2019/03/24/fraccion-16j-investigacion-militar-rusa/
http://www.noticierodigital.com/2019/03/fraccion-16-j-pide-investigar-presencia-militar-rusa-venezuela/
http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=123348

EN LA ÓRBITA DEL PODER ESTABLECIDO

Brevísima teoría de la mano que mece la cuna
Luis Barragán


Experimentamos  un difícil, duro y complejo proceso político. No obstante, el madurato insiste en versionarlo como una vulgar conspiración, procurando victimizarse a todo trance.
Poco les importa a los voceros oficiales la cruel realidad que cursa, las deserciones que padecen y el corto-circuito institucional que los enceguece, simplificando y subestimando cualquier evento. Tratándose de un régimen, al fin y al cabo, igualmente encuentra respuestas semejantes en la acera opositora, aunque por el empuje irremediable de las circunstancias hubo finalmente los que admitieron la pertinencia del artículo 233 y se resisten al artículo 187, numeral 11, ambos constitucionales.
En la órbita del poder establecido, a pesar del inmenso temor del destino que les depara a todos apenas cinco minutos fuera de Miraflores, solamente los ungidos, los privilegiados, los que tienen el sartén por el mango deciden inconsultamente. El resto, está condenado a la radical incertidumbre de  un desalojo que, lo saben muy bien,  no lo llevará – extremadamente adinerado – a un exilio dorado.
El problema no radica en las oportunidades de “hacer política” al interior del madurato, porque no las hay para concertar la defensa, sino en esa suerte de sálvese quien pueda aun acertando con  las decisiones por azar. No hay acto alguno de humildad, comprensión y compromiso compartido, sino la prepotencia del único decisor que parte de un principio: corren conmigo o se encaraman.
A Maduro Moros o a sus inmediatos colaboradores, nadie osará preguntarle nada, proponer menos, así se trate de una ficha destacada del principal partido que  lo soporta o de los partidos que les son subsidiarios. La única respuesta que obtendrá será la de una conspiración universal, malvada e infinitamente misteriosa, similar a la que obtienen muchos devotos de los OVNIS, aunque ya se sepa de la mano cubana, rusa o china para una cuna subastada entre los intereses geopolíticos allende los mares. Esto es, afín a una concepción conspiratorial de las personas, del mundo y de las cosas, la dictadura socialista engatuza a los que escasa e ingenuamente la apoyan en el fondo del pozo de la hiperinflación conscientemente provocada.

25/03/2019:
http://www.noticierodigital.com/2019/03/luis-barragan-brevisima-teoria-la-mano-mece-la-cuna/
http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=123374
Fotografía: Maduro sostiene una espada que le fue obsequiada por Igor Sechin CEO de Rosneft, el 28 de julio de 2016 durante la firma de convenios energéticos (Federico Parra /  AFP).

PROCESO DE INIDENTIDAD

Del poder toponímico
Luis Barragán


Una ocurrencia pasajera que puede convertirse en un formidable recurso de distracción, el próconsul de Maduro Moros en Vargas pretende cambiarle el nombre a la entidad federal. Siendo otras y asfixiantes las gravedades del litoral central, como las de todo el país, el funcionario se dedica a la afanosa búsqueda en cualesquiera diccionarios para imponer un distinto gentilicio.
Extraordinaria faceta del poder, frecuentemente inadvertida, el bautizo y rebautizo de los lugares  inciden en la documentación oficial que, más de las veces, debe agregar una coletilla con la invencible denominación tradicional. La infeliz propuesta sólo apurará al catastro, a lo registros y notarías para el cumplimiento de la orden, siempre burlada por la vida cotidiana de los pobladores.
Puede aseverarse que Chávez Frías y Maduro Moros, tardaron en emplear tan poderoso recurso simbólico y, al hacerlo, faltando varias generaciones para el aprendizaje, El Ávila seguirá siéndolo así la propaganda atosigue con el Waraira Repano, ocurriendo algo semejante con otros cambios (localidades, autopistas, edificios, parques, etc.).  Al parecer, el asunto únicamente cabe para los sitios no-nombrados,  o asimilados a un nombre muy genérico que no le dispensa diferencia alguna con otros, pero – he acá un detalle -  si a la construcción de un nuevo parque se le llama como al barinés y nunca es terminado, porque se robaron los reales, seguramente otro será el remoquete que se popularizará.
Cosas del gusto personal, no somos partidarios de una denominación oficial para veredas, calles, avenidas y autopistas, por ejemplo, que fuercen la identificación con una persona, por histórica que fuere, prefiriéndola con un referente geográfico, una leyenda, etc. No obstante, luce inútil y ocioso que revisemos toda la toponimia venezolana y emprendamos un artificial camino hacia el auto-reconocimiento, pues, sobran los problemas existenciales.
Quizá inconscientemente, García Carneiro ha lanzado un misil a la identidad varguense. Por supuesto, rebotará.

25/03/2019:
http://www.opinionynoticias.com/opinionpolitica/34593-barragan-l
Ilustración: Heather Lewis.

A LA ORDEN

Sobre nuestros museos
Nicomedes Febres Luces

* He participado junto con mi entrañable amigo Perán Ermini, recientemente fallecido y que Dios tenga en su gloria, como miembro de cuanta comisión creo la oposición para supervisar la marcha de la vida cultural de la nación durante el chavismo, desde el eventual programa cultural de gobierno de Capriles para las elecciones de 2012 hasta la discusión de la cantinflérica ley actual de cultura y debo decir, no como crítica, sino como base para una discusión realista, que los diputados de las distintas comisiones de cultura de la Asamblea Nacional, son gente poco enterada del acontecer cultural. Digo que no es una crítica porque cada diputado debe provenir de diferentes circuitos electorales y deben estar primordialmente consubstanciados con la gente y los problemas de sus representados. Esa es su prioridad y sucede en cualquier nación de régimen federal. Esto hace más importante la calidad en la selección de sus asesores. Por supuesto, mal podemos pedirle al chavismo que tenga diputados enterados de la problemática de la vida cultural, cuando hasta sus asesores, que nunca se presentaron para intercambiar ideas sobre el tema cultural con nosotros, eran capaces de redactar el disparate de esa ley de cultura que fue consultada básicamente con “artistas de la vida y poetas de la calle”. A partir de allí deduzcan ustedes la mentalidad de la ley. Pero dentro del cúmulo de diputados opositores que se entrevistaron con nosotros, y cuando digo nosotros estoy hablando, salvo el suscrito, de gente muy preparada en los distintos aspectos del acontecer cultural, desde destacados escritores y editores, hasta expertos directores teatrales o promotores y gerentes culturales que son lo mejor de lo mejor del mundo cultural venezolano actual. Mal puede pensar nadie que esas asesorías tenían algún emolumento, cuando ni siquiera a los diputados opositores le pagaban su salario. De esa numerosa representación opositora en el poder legislativo debo informar que el diputado que con excelencia mostró mayor preocupación y estudio de nuestra vida cultural fue el diputado Luis Barragán, asistió a reuniones, intercambió ideas, estudió y aporto visiones eficientes y pragmáticas para tratar de resolver problemas. Antier Luis, lanzó un alerta sobre la eventualidad que el chavismo trate de extraer de los museos su patrimonio cultural para apropiarse de ello o para venderlo, presumo yo. Espero reunirme esta semana con Luis Barragán para ver qué información maneja sobre el particular y tomar las medidas pertinentes. Por lo pronto, confío en el personal técnico de los museos porque son mujeres y hombres institucionalistas que entienden de la riqueza espiritual y material de lo que ellos custodian y que es un patrimonio de todos los venezolanos. También estoy al tanto de lo que sucede en los museos y ocasionalmente cambio opiniones con los directores, desde Vivian Rivas y el recientemente fallecido y buen amigo Luis Ángel Duque, hasta Juan Calzadilla o Daniel Briceño, por citar pocos, quienes están conscientes de sus responsabilidades en la custodia de las colecciones y su deber de pedir los inventarios actualizados de las mismas al recibir una dirección y al entregarla porque las fallas pueden acarrear responsabilidades penales graves. Creo que debemos esperar por esos inventarios antes de encender las alarmas. Y si bien confío en el personal técnico, ninguna confianza me inspira el alto gobierno que son unos forajidos, pero hasta por su propia conveniencia, y más ahora cuando está cayendo el régimen, el personal del museo debe permanecer alerta ante cualquier irregularidad.

* En la foto el suscrito con Lesús Soto y Luis Pérez Oramas
Fuente:
https://www.facebook.com/nicfebres/posts/10217714387392197

COLA-GRAFÍA

Colas
Luis Barragán


Difícil de imaginar al entrar a la actual centuria, ésta ya se explica por las inmensas colas para adquirir un producto o emplear algún servicio. Jamás se había visto en Venezuela, escenarios de masivas, madrugadoras y peligrosas colas que llevaron a la dictadura a reprimirlas, creyendo hacerlo con la escasez, y reorientarlas hacia la distribución de cajas del CLAP, ocasión para delitos todavía incuantificables.
Recordamos, antes de enderezar a su modo la situación, calificados voceros oficiales inmediatamente apelaron a un pretendido lugar común: en todo el mundo se hacen. Sin embargo, deliberadamente escamotearon los motivos tan particulares que las produjeron para permanecer.
Cierto, es común hacerlas debida y ordenadamente, según el orden de llegada. Sólo una razón teológica o, precisando, escatológica parece autorizar la prédica de Jesús: los últimos serán los primeros.
Terrenalmente, puede decirse que hay colas justas e irremediables, aunque perfectibles. Entre nosotros, en el ámbito de las cadenas farmacéuticas, supermercados y bancos, pasamos de un ticket de papel numerado a otro electrónico necesario de memorizar de acuerdo a dos o cuatro dígitos del número de la cédula de identidad, permitiéndonos realizar otras cosas  o aguardando pacientes al llamado; por un motivo distinto, imputable al mismo servicio bancario, la espera se hace desesperadamente interminable, negada la recreación electrónica personal.
Las hay injustas, trastocadas en toda una cultura, en un sentido, pues, las colas comienzan a hacerse para violentarlas y, más allá del venezolanismo, colearse por la fuerza o por el favor de un amigo, costumbre hecha ley, es poca cosa con la comercialización de la desgracia ajena: cobrar por hacerla en nombre del provisional o definitivamente ausente, por protección ante los delincuentes de realizarse desde o hasta altas horas de la noche, o hacerla para un trámite que después resulta en un documento falso, por no citar otros inimaginables renglones delictivos. La anomia ya generalizada, cuenta con el estímulo del propio Estado, porque – una supuesta solución – los portales digitales ofrecen no pocos problemas, entre ellos, también hay que hacer la cola y, física o electrónica,  están las divisas para simplificar y agilizar el trámite, faltando – además -  la debida interconectividad en el país.
En otro sentido, irrebatible, desde sus orígenes, las largas, prolongadas y penosas colas, sin garantía alguna para obtener el producto o el servicio por el que se desespera, son inherentes al socialismo que brutalmente las impone.  Este ha sido un siglo aleccionador en la materia para cualquier localidad venezolana, imposibilitada cualquier molestia, discrepancia o protesta de los que las hacen que, a juicio de las autoridades de la usurpación, puede dar oportunidad para convertirse en una implosión social, aunque – no hay duda alguna – esas autoridades suelen protagonizar, preventiva y provechosamente, el saqueo selectivo que la superioridad  ordena o consiente.
Por cierto, décadas atrás, sectores políticos se quejaban amargamente de las colas, y un órgano de la ultraizquierda de entonces lo ilustra, a través de un texto de Armando Valero, publicado en el semanario “Reventón” de 1971 (https://lbarragan.blogspot.com/2019/03/y-que-diria-hoy.html). Ninguna autoridad moral tiene el presente régimen en la materia que exponencialmente las ha multiplicado y pervertido, soslayando cualquier seria explicación de no agredir al que legítimamente asoma alguna irritación, por modesta que sea.
En condiciones de abundancia o relativa abundancia, prosperidad o relativa prosperidad, en países libres, el problema sabe de mejoras y soluciones con el firme propósito y esmero  – importa subrayarlo – de atender al mayor número de consumidores y usuarios.  Por ejemplo, un caso reciente, galerías que prueban algorítmicamente con varias alternativas para satisfacer una   demanda de continuo crecimiento (https://www.youtube.com/watch?v=tUhA8zUfNZQ).
Luego, las colas remiten a los modelos y estrategias de desarrollo. Esperemos que ellas no sean muy largas, esperando demasiado, para acceder a un debate necesario sobre algo más que una anécdota.

24/03/2019:
http://guayoyoenletras.net/2019/03/24/colas/

DE TANTO PASAR RAQUETA ...

¿Y los reales del deporte?
Luis Barragán


Violentada la normativa constitucional y legal en materia presupuestaria, nadie – excepto los directos beneficiarios del poder – conoce las cifras devoradas por los afanes deportivos de la dictadura. Convengamos, los recursos lucirán marginales al lado de los disponibles por otros despachos y renglones, pero el atragantamiento debe ser inmenso y traumático, sobre todo porque no hay obra hecha que revele las cantidades todavía astronómicas supuestamente invertidas.
Una tupida madeja de intereses, viejos y recientes, caracteriza la actividad deportiva del Estado que, al pretender monopolizarla frente a la sociedad, le impone una carga al auténtico deportista. Digamos que a la vocación y al talento natural en el terreno, debe desarrollar las destrezas necesarias para avanzar en la especialidad frente a la burocracia partidizadora.
Quebrada la industria y el comercio deportivos en Venezuela, lo poco que tenemos está detrás de las puertas de los despachos oficiales. De ellos dependerá que alguien acceda a un implemento, a un entrenamiento, a la debida asistencia médica y nutricional, a menos que, en un supuesto negado, el modelo de negocios de la corrupción, nos lleve a sendas cajas CLAP del deporte.
Por cierto, la Ley Orgánica del Deporte, sobre la cual salvamos nuestro voto en el pasado mandato legislativo que – mínimo - pone en duda el consenso de su aprobación por chavistas y opositores,  contempla un Fondo que no tuvo finalmente éxito cuando se le quiso para la Ley Orgánica de la Cultura. Como ocurre con todos los fondos habidos y por haber, nadie sabe qué dineral tiene o  cuánto se ha gastado, obligados los empresarios a aportarle aún a regañadientes, mientras que algunos lo hicieron y hacen todavía complacidos.
Nos espera una tarea descomunal de auditoría, sobre todo a los especialistas en el campo deportivo. Los campeones que hemos tenido, lo han sido muy a pesar de la dictadura.

25/03/2019:
http://www.diariocontraste.com/2019/03/y-los-reales-del-deporte-por-luis-barragan-luisbarraganl
Fotografía: Tomada de la red, encuentro Dimitrov--Schwartzman.

ADICCIÓN

Perfectos desconocidos
Siul Narragab


En una anterior ocasión, tocamos un tema que, por cotidiano, pasa inadvertido: el uso de las redes antes digitales que sociales, según el juicio de algunos expertos. Llamó la atención de algunos amables lectores y, por supuesto, uno de ellos  trajo a colación un hecho notorio, público y comunicacional: el móvil celular que distrae a los propios parlamentarios, mientras sesionan.
Todo un lugar común, es un problema universal el del aislamiento electrónico, pues, los audífonos y la aplicación favorita (WhatsApp llevando la delantera, entre las más variadas aplicaciones que van especializándose), nos tienen a todos muy juntos, pero  nunca revueltos. Cualquiera puede dar testimonio de lo que ocurre en la calle (mientras se pueda), en la oficina (cuando el jefe lo permite) y en el mismísimo hogar (sin que nadie tenga autoridad moral de contar con el dinero para adquirir un equipo).
Sobre todo, en el presente año, no hay sesión de la Asamblea Nacional en la que, al menos, muy visiblemente, los oradores explayen sus mejores o peores argumentos, al mismo tiempo que los directivos de la corporación están ensimismados en sus pantallas portátiles. Se dirá de excepciones, dependiendo de la prestancia del discursante de turno, o de un recurso de descanso y recreación por las varias horas  de obligada perorata, pero lo cierto e irrefutable es que, en el pódium, a la vista de todo el mundo, consumen horas de una comunicación privada que nos permite a una rara presunción: siguen la sesión misma a través de las redes.
 La cuestión está en que las más avanzadas tecnologías, por el uso abusivo  tratándose aún de una deliberación in situ, con personas de carne y hueso al frente, nos convierte mutuamente en extraños, alertando el sentido de la vista y del auditivo, con pérdida  del tacto, gusto y olfato. Viene a nuestra memoria una célebre película de Alex de la Iglesia, “Perfectos desconocidos” (2017), adaptación de “Perfetti sconosciuti” de Paolo Genovese (2016), en la que varias parejas juegan a compartir la cena con sus móviles delatores, importándoles un bledo la degustación y el momento.
Nada casual, la data de todo celular resulta una espectacular promesa para todo hampón profesional y, además, cualquier policía de buenas o malas intenciones. En el perolito electrónico solemos depositar nuestros más recónditas relaciones secretas y habrá quien lleva un diario íntimo en él, creyéndose protegido por la suerte de unas claves que cuentan con límites matemáticos que los expertos pueden violentar.

24/03/2019:
http://www.opinionynoticias.com/tech/34587-narragab-s

sábado, 23 de marzo de 2019

¿Y QUÉ DIRÍA, HOY?

Reventón, Caracas, nr. 13 del 01/11/1971. Colas, Ultraizquierda, Reventón, Armando Valero, Testimonio.

jueves, 21 de marzo de 2019

NOTICIERO RETROSPECTIVO

- Jesús Sanoja Hernández. "Los militarismos (Perú y Venezuela)". Economía Hoy, Caracas, 22/09/2000.
- José Vicente Rangel. "Generales, aviones y política". El Diario de Caracas, 20/12/1981.
- Dossier: "La cuestión militar". El Ojo del Huracán, Caracas, nrs. 9/10 de nov. 91 / feb. 92.
- Dossier: Seguridad y de defensa. SIC, Caracas, nr. 425 de 06/80.
- Bayardo Ramírez Monagas. "Las Fuerzas Armadas Nacionales". El Diario de Caracas, 17/03/85.

Fotografía: "Cuenta que el Encargado del Ministerio de la Defensa Nacional presenta a la Asamblea Nacional Constituyente", Topografía Américana, Caracas, 1946. Firma autógrafa de Carlos Delgado Chalbaud.

EL ESFUERZO DE ACTUALIZAR EL DISCURSO POLÍTICO

Es necesario un consenso democrático real para reconstruir a la institución castrense

Recientemente, la Asamblea Nacional abordó  el problema militar con mayor atención de la acostumbrada.  Lo hizo a propósito de un acuerdo sólo conocido al tratarse el punto en el Orden del Día, motivo por el cual la Fracción Parlamentaria se quejó en una  rueda de prensa - previa a la sesión - alegando que ella plantea y comparte sus propuestas con suficiente antelación.

Adscrito a la citada agrupación parlamentaria, el diputado Luis Barragán de Vente Venezuela, fue el vocero oficial en la plenaria. Reclamó en su intervención, el mayor aplomo y sobriedad posible para una materia que considera de extrema gravedad al compartir la Tribuna de Oradores con  Elièrzer Sirit (ponente del proyecto de Acuerdo, presidente de la Comisión Permanente de Defensa), Henry Ramos Allup (AD),  Franco Casella (VP), Omar Barboza (UNT), Angel Medina (PJ) y, en propiedad, los comentarios de Juan Guaidó (presdiente de la AN y encargado de la República), según consta en las redes:(https://www.youtube.com/watch?v=MhkHJHmGP5Y&fbclid=IwAR2SacWlPsSBhPKgqBYGUjq3A9S22XeLraZEY3JQ_tu7QjIhUE--1NmmNis). 

Del tratamiento de la materia en el hemiciclo, llamó la atención la postura asumida por la Fracción 16 de Julio y, al respecto,  consultamos con el diputado Barragán, quien la ha atendido sistemáticamente, desde el pasado período legislativo (2011-2016), como ha ocurrido con otras áreas que lo caracterizan, como el Esequibo y la política cultural, amén de su más reciente incursión en los problemas económicos.

-    En su reciente discurso, se hizo notable un tratamiento académico del problema militar en Venezuela antes que político, por  ejemplo, con la ya recurrente alusión al Estado Cuartel. ¿Por qué apelar  a estas categorías más adecuadas para las aulas que para un foro político?

-    Nuestro planteamiento es esencialmente político y, más que un problema del lenguaje, lo es el de su interpretación, pues, trillada hasta la saciedad, vemos a la entidad castrense con la misma mirada de tiempos ya pasados. No estamos en la Venezuela de los caudillos rurales que quebrantan a su antojo el texto constitucional, como en el siglo XIX, o en las dictaduras del concreto armado del XX y, aunque  el país petrolero ha retrocedido a la pre-modernidad,  en la Fuerza Armada Nacional surgió un proyecto corporativo de varias décadas que coincidió con la imposición de una dictadura socialista, por cierto, propuesta que derrotó en los años sesenta, que obligan a una perspectiva del análisis como el Estado Cuartel, un aporte de nuestra academia que deja atrás la simplicidad y hasta ingenuidad de un tratamiento largamente acostumbrado. ¿Continuaremos con el enfoque de las sargentadas en las repúblicas bananeras, cuando ellas están implicadas en proyectos extracontinentales que hacen la guerra y la estrategia desde terrenos antes impensables, aludidos por autores como Mary Kaldor o Lawrence Freedman? ¿Desconocemos todo lo que se ha reflexionado en el terreno de las relaciones civiles y militares, prisioneros de nociones hoy anacrónicas? Valga acotar, hemos tenido ocasión de tratar la relación entre academia y parlamento (http://www.ulpiano.org.ve/revistas/bases/artic/texto/REDIAJ/8/rediaj_2017_8_209-247.pdf), pero definitivamente el asunto estriba en la necesidad de actualizar el discurso político y la perspectivas del problema desde un ángulo – si se quiere – desacostumbrado, que incluye un lenguaje diferente y, aunque parezca un término extraño y complicado (que no lo es),  el Estado Cuartel ayuda a comprender que la preeminencia del sector militar es distinta a la de otras épocas, pisando holgadamente el terreno económico y de toda la administración pública, por no citar el enteramente delictivo.

-    … Usted habló del Estado Criminal.

-    Cierto, pero en un contexto de la crisis del mismo Estado en sus elementos básicos y existenciales: el ejercicio arbitrario y perverso del poder que impide el efectivo control del territorio, ya no sólo a manos del hampa común sino de fuerzas extrañas deliberadamente políticas que lo ocupan, y el genocidio activo y pasivo que afecta a la población. En la escalada, comprometida la Fuerza Armada por una cúpula que sustenta esta suerte de protectorado de la dictadura cubana, es demasiado evidente el saqueo del erario público y la conexión con las mafias internacionales que hicieron el contramilagro de quebrar a la industria petrolera, por ejemplo, además de llevarnos a una catástrofe humanitaria que se veía venir, desde 2014. Nada casual la enorme facilidad con la que los prohombres del régimen son objeto de las numerosas sanciones impuestas por otros Estados, vinculados al lavado de capitales que, entre rubros, constituyen una severa amenaza en el estricto ámbito delictivo. Y tampoco lo es que Carlos Rottondaro, al huir del país, como otros personajes del siniestro régimen, rindan un inicial testimonio de las tropelías, faltando por saberse cuán profunda ha cavado su propia tumba el socialismo que pretende arrastrar a la Fuerza Armada Nacional.

-    ¿Por ello, hay quienes piensan en eliminarla en un futuro mediato o inmediato?

-    En una sociedad libre y democrática, también es legítima la propuesta. Sin embargo, en lo personal, por las específicas dimensiones y características venezolanas, no creo pertinente su eliminación, sino la debida recuperación y reconstrucción de una institución castrense que, aprendida la lección, sea consecuente con las altas responsabilidades constitucionales que ha contraído, con un sentido y desarrollo profesional, convincentemente especializada en el sector defensa.  A nuestro juicio, esto sólo es posible en un Estado Constitucional, en una democracia liberal perfectible en la que distintos sectores sociales, políticos e ideológicos podamos coincidir a través de un pacto que supere el espíritu y eficacia que tuvo Puntofijo, o el de La Moncloa en España o Los Olivos en Argentina.

-    Usted hizo un cuestionamiento indirecto a   la ya vieja Doctrina de Seguridad y Defensa en el continente que compromete a los militares en las tareas del desarrollo nacional, aunque – contradictoriamente - el Acuerdo aprobado le reconoce aún el papel.

-    Obviamente, hay reparos con un Acuerdo, cuyo proyecto sólo conocimos al comenzar la discusión. Votamos la iniciativa esencial, la de reinstitucionalizar a la Fuerza Armada Nacional e, incluso, reincorporar – dejando sin un efecto un decreto espurio del usurpador – a los efectivos militares tan injustamente sindicados y sancionados.  En nuestra modesta exposición, dejamos constancia de las diferencias y matices, salvaguardando una iniciativa que juzgamos fundamental en el ejercicio de la encargaduría presidencial de Juan Guaidó, a quien respaldamos. Empero, no siendo especialistas en la materia, asumimos que todos estos abusos y excesos de la incursión militar en las tareas que han sido del antidesarrollo,  tienen por inspiración esa escuela a la que usted se refiere, teniendo a Alfred Stepan como un autor marcador, por cierto, versionado por José Vicente Rangel en un breve libro de varias décadas atrás. Nadie niega la contribución que la institución castrense pueda hacer en este renglón, pero la más importante de todas es la de cumplir con una especialidad indelegable: el sector defensa, subordinado al poder civil.

-    Desde el pasado período constitucional (2011-2016), usted se interesó en el tema militar y, además, se relacionó con un sector especializado de la academia. ¿Cómo fue eso, al desempeñarse en otras áreas del trabajo parlamentario?

-    Electo en 2010, como diputado por el estado Aragua, nuestro propósito fue el de trabajar las leyes militares, adelantados varios proyectos, pero – cosas del Reglamento Interior y de Debates –  el presidente de la Asamblea Nacional es quien decidió y todavía lo hace, el destino y ámbito de trabajo en las comisiones permanentes. Nos correspondió la de Cultura, donde libramos una larga e intensa batalla a propósito de la Ley Orgánica de Cultura, siendo después destinado a Política Exterior y, más tarde, Administración y Servicios. Nunca abandonamos el tema militar que lo tocamos recurrentemente en las sesiones plenarias, a propósito de las incontables solicitudes de crédito adicional. Ya habíamos transitado a autores como José Machillanda o Ricardo Sucre, pero dimos con otros que contribuyeron a una perspectiva muy rica, refiriéndonos a la escuela fundada por el insigne historiador, lamentablemente desaparecido, Domingo Irwin. Aún antes de conocerlos personalmente, fueron objeto de nuestra reflexión parlamentaria y han sido incontables las jornadas, seminarios y foros académicos compartidos, por ejemplo, con Luis Alberto Buttó y José Alberto Olivar, entre otros. Añadidas las experiencias editoriales, pues, el problema del Esequibo nos llevó a un trabajo arbitrado publicado en una importante compilación editada por la Universidad Metropolitana.

-    … Entonces, hay una línea de pensamiento.

-    Hemos intentado elaborarla. Nuestras posturas en el pasado mandato legislativo, fueron recogidas en un  trabajo intitulado “Fuerza Armada y rentismo en Venezuela”, para un coloquio realizado en la Asamblea Nacional en 2016, fundado también en los viejos debates del Congreso de la República. Procuramos una necesaria coherencia, pues, nuestra más reciente intervención (https://www.youtube.com/watch?v=VLUo2Px-x3c), no se explica sin otra, como la del 18/05/18, sobre la persecución política a civiles y militares (https://www.youtube.com/watch?v=EjogvkcXkMQ&t=355s). Además, para el contexto de un modelo y estrategia de desarrollo que condiciona a los militares, la del 06/03/19 (https://www.youtube.com/watch?v=2MnXmpFriCc&t=370s).  Disculpe la inelegancia, en una oportunidad recordamos aquella célebre sentencia de Talleyrand: “Las bayonetas sirven para todo, menos para sentarse sobre ellas” (https://www.youtube.com/watch?v=QWb86bedB34&t=426s).

-    Para finalizar, usted habló de los deberes pendientes en la Asamblea Nacional en relación al problema militar. ¿Podría recordarlos?

-    Planteamos de nuevo nuestra propuesta formulada desde el 19/02/19, sobre la autorización a la que se refiere el artículo 187, numeral 11 constitucional, pues, siendo un país ocupado por fuerzas extrañas e irregulares (cubanos, elenistas, faracos y paremos de contar), el pueblo venezolano no puede solo y la Fuerza Armada no puede sola para facilitar la distribución y recepción de la tan urgida ayuda humanitaria, como el restablecimiento del orden mínimo constitucional. Frecuentemente, se habla e invoca el artículo 328 de la Constitución, pero está pendiente el artículo 331 de la misma, en relación al papel del parlamento en los ascensos militares.  El legítimo TSJ ha versado en torno al empleo abusivo de la jurisdicción militar para dirimir las diferencias políticas, siendo necesario actualizar la legislación respectiva. Todo esto se resume en una necesidad impostergable: la de emplear a fondo todas las herramientas parlamentarias, tratándose de una institución ante todo ciudadana, para ejemplificar el consenso necesario e incluyente a objeto de pasar del quiebre a la transición definitiva.

(*) Respuestas a un cuestionario de precisión de fuentes realizado para un trabajo parcial del doctorando PF (UCV), sobre el Parlamento y Fuerza Armada Nacional Bolivariana (2019). Revisado.

21/03/2019:
http://www.opinionynoticias.com/noticiasnacionales/34577-barragan-l
Fotografías: Rueda de prensa e intervención en la plenaria de la Asamblea Nacional (Caracas, 19/03/2019). Fuente: redes sociales.

CUADERNO DE BITÁCORA

Hoy, amanecimos de secuestro. Se trata del director del despacho de la presidencia de la Asamblea y, a la vez, de la encargaduría de la República: Roberto Marrero. E, incluso, en un chat de WhatsApp ("Debate Nación"), ha suscitado polémicas al señalar Vladimir Petit, en un Tweed, el aborto de una negociación que se adelanta.

Unos dicen que se negocia, otros fustigan la iniciativa. Algunos refieren que hasta Pérez Jiménez le  permitieron irse.  Por supuesto, en el medio está la neutralización de los "radicales". La polémica del más allá, tiene por complemento la del más acá al atravesar la frontera de la ética. Mas, lo cierto, es que hay un hecho ineludible, una señal insoslayable para algunos de debilidad y, para otros, de fortaleza del régimen.

Sobrevienen eventos que actualizan automáticamente nuestros pareceres, revelando también las predisposiciones - justas e injustas - más firmes y persistentes. Suponemos que los organismos de (contra) inteligencia saben y conocen de  ellas, colocando el dardo más acertado posible.

El observador podrá tomar nota de la banalización a la que igualmente se llega, ante una realidad que sigue - insobornable - su curso. Y es a esta realidad a la que deseamos constantemente referirnos y transformarla.

En todo caso, nuestra postura en El Helicoide, vista las dos preguntas realizadas por Ana Rodriguez de VPI, puede sintetizarse en una acción represiva que da alcance a todo dirigente político y parlamentario, como lo ha dado a la población inocente; demuestra la necesidad del artículo 187,11 constitucional; y ejemplifica qué reacción tienen ante la Sra. Bachelet que, a nuestro juicio, les ha arrimado la sardina a la brasa.

Estos son días históricos. Cada quien tiene una percepción imborrable de ellos, naturalmente subjetiva y a la espera del día para una interpretación más adecuada, objetiva y fundada.

Referencias:
https://twitter.com/fraccionAN16J/status/1108771728258486274
https://twitter.com/VPITV/status/1108735969002426369

(LB)