lunes, 26 de junio de 2017

EL TESTIMONIO NECESARIO

Evangelio Dominical: No tengan miedo
José Martínez de Toda, S.J.

XII domingo tiempo ordinarioComentario dialogado al Evangelio que se proclama el 12° Domingo del Tiempo Ordinario, cicl A, correspondiente al domingo 25 junio 2017.  La lectura es tomada del Evangelio según San Mateo 10, 26-33.

"No tengan miedo"

¿Por qué Jesús les dice a sus seguidores que no tengan miedo?

Jesús acaba de decir a sus seguidores que les perseguirán y les encarcelarán.
Eso ha ocurrido con tantos mártires, por llevar la Buena Noticia del Amor y la Justicia a todos. Y en América Latina tenemos muchos mártires: el Beato Romero, los jesuitas de El Salvador, Brasil, Canadá, Estados Unidos, Bolivia, etc., y religiosas en Brasil.

¿Qué nos aconseja Jesús?

Todos los que aquí estamos reunidos hoy, hombres y mujeres, somos llamados y enviados. La cosecha es inmensa y los obreros pocos. Jesús llama para la misión, para el envío, para vivir en el amor, para llevar la mejor noticia: Dios Amor.

Jesús dice tres veces a sus discípulos que no tengan miedo. Y envía a estos hombres miedosos e incultos a continuar su obra. Y a todos nos dice Jesús, tres y mil veces: "No tengan miedo". "No teman a los que sólo pueden matar el cuerpo".

Y Jesús pone el ejemplo de esos pajaritos, que vuelan y vuelan sin miedo ("Y Vds. valen más que los pájaros"), y cómo hasta nuestros cabellos están contados, porque nada pasa sin el permiso de Dios.

¿Puede un cristiano tener miedo de dar testimonio de su Señor?

Jesús habla del miedo profundo e interior del discípulo: el miedo a dar la vida por el Señor, el miedo a dar la cara por el evangelio, el miedo a decir a los hermanos: "Yo soy cristiano, yo voy a la iglesia, yo leo la Biblia, yo amo a Dios y a mis hermanos. Mi fe en Jesús me ayuda en la vida, porque me impide hacer el mal, me lleva a ayudar a los demás..."

Algunos tienen miedo a los malos espíritus, al demonio.

Te pregunto: ¿Quién es más poderoso? ¿Dios o el diablo? ¿De quién te fías más? ¿En quién piensas más?

Hay personas obsesionadas por los malos espíritus. Piensan que han invadido su casa, y piden el Agua Bendita esparcida por un exorcista.

Lo que han invadido es su imaginación. Y cuanto más piensan en los malos espíritus, más dirán que están aterradas por su presencia.

S. Ignacio en sus Ejercicios dice que en nuestros oídos izquierdo y derecho están el Espíritu Bueno y el Espíritu Malo hablándonos. ¿A quién de los dos haremos caso? Depende de nosotros. Dios nos hizo autónomos y libres.
Pensemos más en Dios y menos en el diablo. No hagamos caso a los santeros. Digamos el Padre Nuestro, "Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío". Recemos el Ave María, nuestra Madre del Cielo. Echa agua bendita en tu casa y confía en Dios.

Pero podemos tener miedo por otros motivos.

Así es. Miren lo que le pasó a Jaimito.


El padre de Jaime llegó con un impermeable grande y azul y le dijo: "Hijo, vamos a casa". Cubrió a su hijo con su impermeable y los dos se enfrentaron a la tormenta. A pesar de la ferocidad de la tormenta, el pequeño Jaime no tenía miedo. Sabía que su padre veía; abrazado a su padre, se sentía seguro. Poco después el impermeable se abrió y estaban en casa.> (P. Félix Jiménez Tutor, escolapio).

¿A qué tenemos miedo?

Miedo a caer enfermo. - Miedo a subir en un ascensor con un extraño.

Miedo a perder el trabajo. - Miedo a las locuras de los hijos.

Miedo a perder el esposo.

Miedo a lo que piensen de nosotros, a que no nos consideren.

La vida del cuerpo siempre está amenazada. Es nuestra condición humana.
Tener miedo es sentirse como en un callejón sin salida, que es la zozobra, el malestar, la inseguridad; en una palabra, el miedo.

Jesús nos dice hoy: "Ten miedo a los vicios que te encadenan. No tengas miedo a mi amor que libera. Ten miedo a la pereza, al dios dinero, al placer prohibido. No tengas miedo al sacrificio, a la virtud, a una vida limpia. No tengas miedo a tu Padre, Dios. Ten miedo a tus instintos pecadores. No tengas miedo al Espíritu Santo liberador y dador de vida".

Lo opuesto al miedo es el valor. ¿Son ustedes valientes?

Sí, hay muchos valientes, pero por desgracia son valientes para la pelea, para la bebida, para golpear a su esposa, para hablar mal, para traficar con drogas...

El Señor nos dice que tenemos que ser valientes en entrar en su camino, en darle tiempo a la oración, en formar grupos y comunidades cristianas, en llevar los Ejercicios Espirituales a todas partes. Valientes para defender el matrimonio, para educar a los hijos.

¿Dónde sacaremos fuerzas y valor?


En el circo los trapecistas se lanzan al vacío sin miedo y hacen sus números con maestría y valor; pero saben que, si fallan, hay una red abajo que los recoge.

En este circo de la vida el cristiano puede demostrar el mismo valor, porque Dios es nuestra red protectora.
Dios es el padre que viene a rescatarnos los días de las grandes tormentas para llevarnos en sus brazos a la seguridad de su casa.

¿Cómo reaccionar ante el mal que vemos venir?

Decimos como Jesús en Getsemaní: "Que pase de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la Tuya". "Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío". Me fío de Dios. Sé que Él me dará lo que me conviene.

Como nos recomienda S. Ignacio en el Principio y Fundamento de sus Ejercicios: "Soy indiferente ante salud o enfermedad, riqueza o pobreza, honor o deshonor, vida larga o corta. Sólo quiero que me ayude a amar más a Dios y a los demás". [EE 23]

Y Sta. Teresa nos repite: "Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene nada le falta. Nada te turbe, nada te espante, sólo Dios basta".

Fuente:
http://radioevangelizacion.org/noticia/evangelio-dominical-no-tengan-miedo
Cfr.
Isabel Vidal de Tenreiro: http://www.elimpulso.com/opinion/buena-nueva-persecuciones
Pieza escultórica: Timothy Schmalz.

¿QUIÉN DIJO MIEDO?

NOTITARDE, Valencia, 25 de junio de 2017
 “Caminando con Cristo”
Hablar de Dios sin temor (Mt. 10, 26-33)
Joel de Jesús Núñez Flautes

El evangelio de este domingo tiene dos partes: La primera parte nos habla de que Jesús les dice a sus discípulos que hablen sin temor, que anuncien la Buena Nueva del evangelio sin miedo a la gente y sin temer a aquellos que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Lo que antecede a estos versículos es la elección por parte de Jesús de sus apóstoles y el envío que les hace a anunciar el evangelio. El camino de la predicación no le será siempre fácil al apóstol, a aquel que es enviado, pero su total confianza tiene que estar en Aquel que lo envía. La Buena Noticia de salvación hay que predicarla con valentía y sin esconder su mensaje, porque es el anuncio de la liberación total del ser humano, es la proclamación de su libertad, es la alegría de saber que Dios en persona viene al rescate del hombre y viene a liberarlo del pecado y de la muerte; viene a dar la vida y desvelar el inmenso amor de Dios por la humanidad. Jesús nos invita a no tener miedo, porque nuestra vida está en las manos de Dios y hasta los cabellos de nuestra cabeza están contados, para manifestar así la importancia que tenemos para Dios y lo mucho que valemos para Él.

La segunda parte del evangelio de hoy nos invita a reconocer a Jesucristo delante de los hombres, a dar la cara por Él, a no esconder que somos sus discípulos, que le seguimos y creemos en Él; si le reconocemos y lo proclamamos como Mesías y Salvador de la humanidad, Él nos reconocerá y se pondrá a nuestro favor delante del Padre celestial. Predicación, confianza en Dios y seguimiento radical de Cristo son la clave para entender el evangelio de este domingo. Pidamos a Dios siempre confiar y esperar en Él, predicar con valentía su Palabra y seguir a Jesús con alegría.

IDA Y RETORNO: El próximo sábado es la misa de despedida de la imagen peregrina de Fátima a las 10:30 a.m. y la consagración de nuestra Arquidiócesis al Inmaculado Corazón de María.

Fuente:
http://www.notitarde.com/hablar-de-dios-sin-temor-mt-10-26-33/columnistas-del-dia/2017/06/25/1063968
Marcos Rodríguez: http://www.feadulta.com/anterior/Ev-mt-10-26-33.htm
Mons. Antonio José López Castillo: http://www.elimpulso.com/opinion/arquidiocesana-no-tengamos-miedo
Pieza escultórica: Timothy Schmalz.

DE LA PALABRA COMPARTIDA

EL PAÍS, Madrid, 20 de junio de 2017
 EL ACENTO
Fin de las citas en el Parlamento
Rubén Amón

No es cuestión de prohibir el uso o el abuso de las citas en la tribuna del Congreso, pero bien podría observarse una cuarentena, arbitrarse un periodo de suspensión, quizá para renovar el armario del repertorio y para estimular la oratoria de sus señorías, cuyos discursos se abastecen vampíricamente de wikiquote.org o ahuecan de sentido y de contenido la nobleza que adquirieron las citas en su origen.
Abusan los parlamentarios de Antonio Machado, no ya incapaces de encontrar una alternativa de resistencia franquista y de paradigma libertario, sino recurriendo una y otra vez al mismo poema —“Españolito que vienes...”—, o retratándolo en unos versos que nunca escribió. De hecho, el error más habitual de las citas de baúl consiste en utilizarlas sin reparar en su origen ni en su legitimidad. O en someterlas a una burda instrumentalización. Lo hizo Francisco Camps cuando evocó a Bertolt Brecht para exponer el encarnizamiento del que decía sentirse víctima, llegando a parafrasear un poema sobre el oprobio hitleriano que el dramaturgo alemán no había escrito —“Cuando los nazis vinieron...”— y que en realidad formaba parte de la obra dolorosa del pastor luterano Martin Niemöller. El escarmiento que delató al líder popular no consistía solo en el problema de atribución, sino en la frivolidad con la que el president valenciano relacionaba el Holocausto con su propia persecución y el caso de los trajes, llevando a extremos intolerables la costumbre con que algunos políticos encubren en frases nobles y personajes ilustres su propia negligencia o sus más obscenas corruptelas.
Ha perdido toda eficacia aludir al giro lampedusiano como carece de todo impacto teatral acordarse de los haikus de Gramsci, pero la mediocridad de la oratoria parlamentaria no ha alcanzado a despojarse del pasaje más triturado de El Gatopardo —“Algo tendrá que cambiar para que nada cambie”— ni del mareo al que ha sido expuesto el pensador italiano en el umbral de lo viejo que no muere y lo nuevo que no llega.
Exhaustos estamos de los tópicos, de los clichés. Hastiados estamos de los discursos insustanciales que aspiran a volar con el farol de una cita grandilocuente. Y no solo grandilocuente, pues otra costumbre del parlamentario contemporáneo en la apropiación del ingenio ajeno radica en caricaturizar una gloria literaria con una frase estúpida. Cuántas veces Albert Camus o Wilde han sido citados en vano, citados mal, citados fuera de contexto, incluso manipulados para revestir de hondura la superficialidad de los oradores. Recelaba Rudyard Kipling del oportunismo con que algunos políticos “envuelven sus discursos en citas igual que un mendigo ansiaría envolverse en la púrpura de los emperadores”, pero no imaginaba el escritor británico cuántas veces iban a mencionarlo en la tribuna de la carrera de San Jerónimo, normalmente para atribuirle lo que nunca escribió o nunca dijo.
Fuente:
http://elpais.com/elpais/2017/06/19/opinion/1497872051_623464.html
Fotografía: Parlamento debate situación de Venezuela: http://www.elpolitico.com/parlamento-espanol-debate-situacion-de-venezuela/

URGENTE

EL UNIVERSAL, Caracas, 20 de junio de 2017
El Gobierno de transición
Luis Ugalde

Todo gobierno medianamente democrático si llega a una deslegitimación y fracaso parecidos a los de Maduro, renuncia y convoca a elecciones. La Constitución venezolana para situaciones similares prevé el referendo para revocar al Presidente antes de su término. Maduro tramposamente lo impidió; luego anuló la Asamblea Nacional y aplazó las elecciones regionales; ahora pretende eliminar la Constitución con una “constituyente” no convocada por el único que lo puede hacer, el pueblo.  Es una locura pensar que la actual desesperación, deba y pueda prolongarse hasta fines de 2018. El creciente sufrimiento de la gente pide a gritos cambio ya: cambio de presidente y de régimen, con decisiones inmediatas para no seguir muriendo en la calle con la brutal represión o por hambre y falta de medicinas, a causa de la corrupción e ineptitud gubernamentales. El Ejecutivo se ha convertido en verdugo del pueblo y se ha vuelto tiránico. Cambio ya para rescatar la Constitución y emprender de inmediato el camino de la reconstrucción, evitando más muertes y miseria. Para salir de este régimen sin esperanza hace falta cuanto antes un gobierno nacional de transición que tome de modo excepcional medidas de emergencia y convoque elecciones democráticas, previo saneamiento con remoción de los ilegales magistrados del TSJ y de los miembros serviles del CNE.
Urge hablar públicamente para madurar un gobierno de transición saliendo del  actual Ejecutivo deslegitimado. Sería un grave error pensar en elecciones inmediatas. Antes necesitamos atender con apoyo internacional la creciente emergencia humanitaria propia de una postguerra, liberar a todos los presos políticos, abrir el regreso de los exiliados, convocar a los empresarios a la activación de la emergencia productiva y atraer a los inversionistas con un nuevo espíritu democrático, libre iniciativa y garantías jurídicas. Urgen el refinanciamiento de la deuda y multimillonarios préstamos económicos para insumos productivos y para necesidades vitales de consumo. Nada de esto podría conseguir una nueva dictadura militar y tampoco un frágil ganador de elecciones partidistas con todos los demás (chavistas o no) en la oposición. Es necesario un gobierno de transición con metas claras y tareas concretas, con amplio apoyo nacional por encima de parcelas partidistas. Un gobierno que incluya a opositores y chavistas, unidos  en un esfuerzo de salvación nacional. Tal vez hace un año el gobierno de Maduro hubiera podido abrir este camino, pero ahora es imposible.
El gobierno de transición debe fijar fecha de elecciones libres antes de un año, con condiciones democráticas y transparencia. Mientras ese gobierno responde a la población con medidas urgentes, a los diversos grupos políticos y sociales les corresponde llegar antes de las elecciones a una especie de Pacto de Gobernabilidad, con el compromiso de reconocer y apoyar a quien gane la Presidencia. Pacto con un programa básico de salvación nacional y de reconstrucción, de no menos de 10 años, apoyado por gobernantes y opositores democráticos. Todo ello imposible sin un gran apoyo internacional político, económico y humanitario.

Entraos derrotados a la modernidad del siglo XXI y a la superación de la pobreza. Ahora tenemos que subir una escarpada alta montaña de reconstrucción y no pensar ilusamente que con salir de este gobierno la tarea está hecha. Pero antes de empezar la subida enfrentamos un bloqueo dictatorial que impide avanzar. Quitar ese obstáculo es condición indispensable para seguir, pero, por terquedad de un régimen corrupto y sin esperanza se nos van en ello vidas, tiempo y energía, cuando urge desarrollar negociaciones e imaginación constructiva.  La atención debe centrarse en la difícil subida de mañana y los requisitos para coronarla con éxito. Sin dejar la actual protesta de calle (acción decisiva para desbloquear los caminos constitucionales) debemos simultáneamente empezar a formar un gobierno de transición con hombres y mujeres de diversa procedencia pero unidos con claridad programática y  decididos a no prolongarse en el poder más allá de los meses de transición emergente. Un Gobierno de Transición, con todas las de la ley, con una Fuerza Armada decididamente democrática y defensora de la Constitución. Basarnos en la Constitución y en lo que nos queda de instituciones legítimas; en primer lugar la Asamblea Nacional en alianza con el pueblo sufriente alzado y con la Fiscal convertida en defensora de la democracia y unidos en el rescate del CNE y TSJ. La Fuerza Armada está obligada e invitada a asumir su responsabilidad constitucional y democrática en la difícil reconstrucción del país, con lo que recuperará los perdidos reconocimiento y afecto del pueblo.
La alegría de Venezuela será inmensa cuando veamos aparecer un Gobierno de Transición realmente plural, de gente honrada e inteligente unida en un programa político de interés superior: la salvación del país. Cuanto más se haga esperar,  más grave y dolorosa se volverá la actual agonía.
Maduro usted, al cerrar los caminos de cambio, se convirtió en el eje de un régimen que tortura a Venezuela y ahora quiere perpetuarlo con el fraude de la Asamblea Constituyente. Renuncie y quite el bloqueo que impide el inicio del ascenso  a la montaña de la reconstrucción democrática con rescate de la esperanza y de la unidad nacional.
Fuente:
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/gobierno-transicion_657722
Fotografías: Marilyn Birchfield.  Protestas en Caracas (2017).

OPORTUNIDAD

EL PAÍS, Madrid, 26 de junio de 2017
 TRIBUNA
La democracia requiere hechos
Antonio Caño

El periodismo es imprescindible para la convivencia en una sociedad libre, para el equilibrio de poder necesario en una democracia. Sin el periodismo desaparecería la crítica ordenada, y sin la crítica caeríamos en el imperio de la arbitrariedad y el miedo. Los abusos de poder no son monopolio de los regímenes autoritarios; se dan también en las democracias, y aunque el periodismo independiente no los puede evitar, la denuncia de esos abusos cumple en sí misma una función extraordinariamente valiosa.
La prensa ha cometido muchos errores; eso es indudable. Aunque la prensa ha sido un componente esencial de las democracias liberales desde su nacimiento, también es cierto que, sobre todo en las últimas décadas, el periodismo ha vivido en ocasiones en un pedestal de éxito, se ha separado en exceso de la sociedad a la que se dirigía y ha utilizado de forma algo arrogante el enorme poder del que ha gozado.
Esa arrogancia es muy visible hoy en algunos entornos dominados por periodistas que pontifican, toman partido y dan lecciones de moral en cualquier plató, a todas las horas del día y sobre cualquier asunto que se tercie. Pero el problema principal al que hacemos frente hoy es el intento de eliminación del periodismo, es la sustitución del periodismo por lo que ahora se llama “el relato”, es la sustitución del esfuerzo serio, profesional de la enumeración de los hechos, por la imposición de una narración creada al gusto del consumidor.
A este fenómeno se le ha llamado de distintas formas. La más difundida últimamente es la de posverdad. La posverdad se corresponde con el nacimiento de una era en la que la verdad, como todo, es relativo y todo depende del cristal ideológico con el que se mire y el propósito que se busque con su difusión.
La posverdad es peor que la mentira, en el sentido de que la mentira puede llegar a descubrirse, pero la posverdad es incuestionable en la medida en que no necesita ser corroborada con hechos. Los responsables de comunicación de la Casa Blanca le han llamado también “hechos alternativos”, como si lo ocurrido se pudiera manipular como plastilina para darle la forma que más convenga a los intereses que se defienden. Tradicionalmente, a todo esto se le ha llamado así: manipulación. Y la función de la moderna posverdad es la misma que la de la vieja manipulación: impedir que los ciudadanos estén bien informados, que conozcan la verdad, que sean auténticamente libres.
Estamos, pues, ante un fenómeno, que lejos de ser anecdótico o pasajero, tiene una gran profundidad. Como advierte Timothy Snyder: “Abandonar los hechos es renunciar a la libertad. La posverdad es el prefascismo”. Estamos, probablemente, ante la mayor amenaza que existe contra las democracias en estos momentos. Porque la negación de los hechos, la manipulación de los hechos o la creación de relatos que satisfacen los prejuicios y el sectarismo no es una actividad inocente, tiene un propósito que siempre está ligado con el control del poder.
Negar los hechos o manipularlos tiene un propósito que está ligado con el control del poder
Eliminada la función crítica de la prensa se puede deformar la realidad al capricho del consumidor. Exagerar los problemas, torcer los datos y prometer soluciones fáciles y paraísos inexistentes. Vivimos tiempos en que lo emocional lo invade todo, lo justifica todo. Yo “siento” que las cosas van mal, luego van mal. Yo “creo” que las cosas ocurrieron así, luego ocurrieron así. Es la demagogia del “todas las opiniones merecen respeto”, ya sea la de un profesional como la de un iletrado. Tanto vale mi impresión como una estadística. Tanto vale una emoción como un dato.
En parte esto se debe al desgaste de las instituciones, de todas las instituciones, por culpas propias y ajenas. En parte esto se debe al desprestigio de la autoridad, de toda autoridad. Es lo que Moisés Naím llama “el fin del poder”. Hay muchos ángulos positivos de este deterioro del poder en su concepción tradicional. El mundo se ha democratizado extraordinariamente. La iniciativa individual, el emprendimiento, la solidaridad encuentran hoy canales muy accesibles por los que desarrollarse. Google, Facebook… la revolución tecnológica nos ha permitido saber más, saberlo antes, comunicarnos mejor, más rápidamente. Viajamos más, conocemos a más gente, tenemos acceso a más puntos de vista.
Junto a la magnífica erupción de oportunidades, la revolución tecnológica ha traído también una proliferación de nichos ideológicos, de sectarismo que actúa como caldo de cultivo del odio, la xenofobia y el racismo. Desgraciadamente, es muy frecuente que los usuarios de las redes sociales no las usen para acceder al extraordinario mundo de conocimiento que ofrecen, sino para interactuar entre el reducido círculo de los que son como yo, de forma que los prejuicios se retroalimentan y adquieren categoría de doctrina incuestionable.
Algo similar ocurre con muchas de las páginas web, blogs y confidenciales que circulan en nuestro entorno. Como periodista, entiendo como una oportunidad magnífica la de poder poner en marcha un periódico sin apenas recursos económicos y una tecnología básica y al alcance de cualquiera.
No hay duda de que todos tenemos que felicitarnos de las enormes posibilidades de pluralismo que esto representa. Pero también tenemos que admitir que muchos de esos confidenciales se han convertido en armas de destrucción de los rivales políticos o económicos, en propagadores de rumores, medias verdades o rotundas mentiras con propósitos espurios.
Algunos políticos prefieren periódicos que les den razón y no los sometan a la crítica
Bienvenidos sean los nuevos medios, bienvenidos sean al periodismo todos aquellos que puedan contribuir a la diversidad y al pluralismo. Pero, bienvenidos al periodismo, con sus normas y sus reglas y su código deontológico, no a la selva de demagogia y calumnias en la que algunos están convirtiendo el panorama de la información.
El periodismo no solo no está muerto sino que se encuentra ante un gran momento y una gran oportunidad. Pero el buen periodismo es caro, muy caro. Contar bien una historia exige desplazarse hasta el lugar de los hechos, hablar con una diversidad de fuentes que frecuentemente no quieren hablar, corroborar los datos obtenidos, someterlos a una edición rigurosa. Cumplir con ese deber es más necesario que nunca, pero también es más difícil que nunca.
La amenaza a la libertad de expresión y al periodismo de calidad no se produce en sí mismo por las nuevas tecnologías. El periodismo de calidad y la libertad de expresión están amenazados porque algunos políticos han descubierto que quizá la nueva política se puede hacer mejor y con mucho más éxito sin periodismo exigente. Y porque algunos políticos prefieren periódicos que les den razón y no los sometan a la investigación y la crítica.
(*) Extracto del discurso pronunciado en la inauguración de los Cursos de Verano de la Universidad del País Vasco.
Fuente:
http://elpais.com/elpais/2017/06/23/opinion/1498227187_423650.html
Ilustración: Tomás Ondarra.

DECONSTITUIRSE

EL UNIVERSAL, Caracas, 26 de junio de 2017
La Constituyente y el futuro democrático
Jesús María Casal

Con toda razón se ha dicho que la pretendida Asamblea Nacional Constituyente “en vez de ayudar a solucionar los problemas, presenta el riesgo de complicarlos ulteriormente y hace peligrar el futuro democrático del país”. Son palabras del Observador Permanente de la Santa Sede ante la Organización de Estados Americanos. La confusa situación suscitada en esta organización, en la cual una minoría de países obstaculizó la aprobación de una resolución sobre Venezuela, no debe opacar esta posición de enorme trascendencia fijada por la diplomacia vaticana. Sabemos que el Vaticano apoyó el ensayo de diálogo iniciado en el país en octubre de 2016 y que sigue dispuesto a contribuir a buscar una solución pacífica al conflicto político venezolano. Solo el Vaticano se ha mantenido como facilitador de autoridad indiscutible en ese proceso. De allí que su advertencia tenga un valor especial.
Poderes extraordinarios
¿Peligra realmente el futuro democrático del país a causa de la decisión del Presidente de convocar una Asamblea Nacional Constituyente? Por supuesto que sí. Los artífices del fraude constituyente son los principales responsables de todo el daño que se está ocasionando a la nación por empeñarse en asaltar la institución de la Asamblea Nacional Constituyente para obtener unos poderes extraordinarios que no son suyos, sino que están reservados al pueblo en esos momentos fundacionales en que se gesta una nueva forma política y unas reglas de juego acordes con las transformaciones impulsadas.
Cada vez está más claro que lo que el gobierno quiere es emplear la supuesta Constituyente para recuperar algo de espíritu épico, de iniciativa y de barniz de triunfo cuando sabe que electoralmente está perdido. La democracia está en serio riesgo porque la Asamblea Nacional Constituyente está siendo convocada a espaldas y a costa del pueblo, verdadero titular del poder constituyente y único que puede convocarla.
Ocultar
También porque el órgano seudoconstituyente, si llega a instalarse, querrá ocultar la crisis económica y social que desploma nuestra calidad de vida con manifestaciones histriónicas aunque lacerantes de poder absoluto y al hacerlo agravará la situación del país en todos los órdenes. Discursos cargados de encono, como los que se han pronunciado en esta fase preconstituyente, o apelaciones hipócritas a un amor que no se corresponde con los hechos, intentarán silenciar en cadena los excesos de la represión en las calles y colmarán bulliciosamente el escenario público, mientras los venezolanos serán víctimas de la agudización de los problemas. Todo ello como prolegómeno de las medidas destinadas a liquidar a la oposición, a la disidencia democrática y a los organismos independientes y, muy probablemente, a introducir cambios en la Constitución que prolonguen, en futuras elecciones por sectores o con circuitos manipulados, la ficción constituyente que permite al gobierno tomar un poder que el pueblo no le ha dado. La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que es hoy una Constitución de todos, será por otra parte enterrada por sus propios progenitores y se intensificará una lucha cuerpo a cuerpo carente de un marco normativo mínimo compartido para encauzar los conflictos.
Alterar el rumbo
¿Quedará en el gobierno y en quienes le respaldan algo de sensatez para entender que la llamada Constituyente solo puede servir para enardecer la pugnacidad política y causar más pérdidas humanas? ¿Son conscientes de que el pueblo de Venezuela no ha sido domado por la injusticia y no puede ni moral ni constitucionalmente aceptar la imposición de una Constituyente y todo lo que ésta comporta? Incluso, si comprendemos que en medio de contiendas como la que hoy libramos difícilmente las partes van a ceder en sus “razones”, ¿no habrá allí alguien capaz de admitir que a veces, cuando hay un interés o afecto superior de por medio, debemos alterar el rumbo, aun pensando que tenemos la razón, porque estamos generando perjuicios no queridos? Y, en el asunto que nos ocupa, ¿no hay alguien allí que pueda ver que, deliberadamente o no, el régimen está conduciendo a los más jóvenes -que combaten con la fuerza de su anhelo por tener un futuro que merezca ser vivido- a un desfiladero fatal?
Ojalá que esta advertencia vaticana abra los ojos de quienes, enceguecidos por la soberbia y la ambición de poder intemporal y absoluto, conserven el coraje necesario para superarse a sí mismos y reconocer que es mejor un acuerdo razonable que asegure la paz, a una lucha fratricida que anuncia dolorosamente una desviación histórica hacia la violencia desenfrenada, la emigración a mayor escala, el odio incontrolado y el definitivo caos económico-social.
Fuente:
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/constituyente-futuro-democratico_658381

EL UNIVERSAL, Caracas, 26 de junio de 2017
Constituyente según Sieyés y Negri
Alvaro Montenegro Fortique

En un extraordinario curso del doctorado en Ciencias Políticas de la UCV hace un tiempo, el prominente profesor Omar Noria nos hizo reflexionar sobre poderes constituidos y poder constituyente, tomando como punto de partida los trabajos de Antonio Negri y Emmanuel-Joseph Sieyés. La nación para el abate Sieyés, uno de los personajes más influyentes en la Revolución Francesa,  es un yo colectivo que surge del derecho natural. Es anterior a toda constitución. Sieyés divide en tres épocas la formación de una sociedad política: individuos aislados que se quieren reunir y por ese solo hecho forman una nación. La asociación es su obra y allí está el origen de todo poder. Por otro lado, la acción de la voluntad común. El poder pertenece al público. Las voluntades individuales separadas tendrían un poder nulo. Y por último, el gobierno ejercido por procuración. La comunidad no se despoja del derecho de querer. El cuerpo de delegados no puede ni siquiera tener la plenitud de este ejercicio, porque la comunidad no le confía sino la parte de su poder necesario para mantener el orden. El cuerpo de delegados no puede traspasar los límites del poder que les ha sido confiado.
Sieyés además afirma en su obra ¿Qué es el Tercer Estado?, que: “Las leyes constitucionales son fundamentales. Las primeras están fundadas en la voluntad nacional ante toda constitución. Las segundas deben ser establecidas por una voluntad representativa especial”. “La constitución no es obra del poder constituido, sino del constituyente”.
Por otra parte, Antonio Negri, prominente profesor pos-marxista italiano, quien visitó a Venezuela y estuvo en la Asamblea Nacional escuchando discursos de Chávez, apunta que el descubrimiento fundamental que había constituido la esencia del poder constituyente estadounidense y de su concepto de pueblo, había sido la “voluntad de todos”: la idea de una representación múltiple y un tejido difuso de voluntades particulares que en su expansión solo encontraban un límite.
Al hacer la distinción entre democracia y república, Negri anota la importancia de la representación al afirmar: “Una república, y con esto quiero referirme a un sistema político en el que opere el sistema de la representación, abre distintas perspectivas y ofrece el remedio que estamos buscando”.
Para seguir contrastando, en Sieyés “todo ciudadano que reúna las condiciones determinadas para ser elector tiene derecho a ser representado, y su representación no puede ser una fracción de la representación de otro”. En sus diferencias conceptuales del gobierno por procuración y la democracia directa, la influencia de Rousseau le ayuda a tomar posición: “La idea de representantes es moderna: ella nos viene del gobierno feudal”. La voluntad general (rousseauniana) se convierte en voluntad de todos (común). El nivel cero de toda libertad es la propiedad privada. “La elección de un representante es de la nación, y nunca de un municipio o bailiazgo”, dice el profesor Noria. A diferencia de los antiguos, para los cuales el individuo no contaba, la libertad de los modernos reside en el derecho natural.
En cambio Negri afirma en su obra El poder constituyente, que “el poder constituyente es pueblo en las dimensiones de la representación, y solo en éstas”. Para Negri el poder constituyente no puede ser representado. Sin embargo, el poder constituido debe autocontrolarse: “Se deberá poner al gobierno en condiciones de controlar a los propios gobernantes y, por ende, obligarlo a autocontrolarse”. Termina Negri con esta frase lapidaria: “Una constitución que es determinada por el pueblo y que no puede ser cambiada por los órganos constitucionales”.
Fuente:
http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/constituyente-segun-sieyes-negri_658058
Gráficas: Protesta opositora en Caracas, tomadas de la red.

DE LA PUNTADA Y DEL DEDAL

EL NACIONAL, Caracas, 13 e junio de 2017
Trump y los eufemismos de Estados Unidos
Jorge Castañeda

El Estado de Derecho norteamericano tiene una fama legendaria. Como repiten de manera insaciable sus presidentes, legisladores, intelectuales y empresarios, Estados Unidos es un país de leyes. El resto del mundo suele admirar ese Estado de Derecho y tratar de emularlo cuando es posible, pero sin dejar de lado las dimensiones de la hipocresía norteamericana: existe para los hombres blancos, no para las mujeres negras o latinas. Los dos puntos de vista son un poco excesivos, pero, a propósito de Donald Trump hoy, tenemos elementos para ver con más precisión cómo funciona el famoso Estado de Derecho norteamericano, o su imperio de la ley.
En realidad, el Estado de Derecho estadounidense funciona de manera escalonada. A lo largo de su historia, para los varones, los blancos, los anglosajones y las personas mayores de 40 años, ha funcionado increíblemente bien desde mediados del siglo XIX. Obviamente, no funcionaba para los esclavos en esas mismas épocas, ni para las mujeres hasta hace muy poco, e incluso hoy para los latinos y los jóvenes de raza afroamericana no funciona casi para nada. Ahora, que funcione para cierto sector no quiere decir que lo haga a la perfección, y Trump puede volverse víctima de sus ilusiones sobre el funcionamiento del Estado de Derecho norteamericano para tres sectores que él debiera conocer mejor: los magnates, los empresarios del sector de bienes raíces y hombres de negocios que viven y trabajan en estados como Nueva York, Nueva Jersey, quizás Illinois o por lo menos la ciudad de Chicago, y desde luego ciudades como Las Vegas y algunas más.
Trump puede pensar, con algo de razón, que mentir, engañar, recurrir a eufemismos, a legalismos, a todo tipo de maniobras jurídico-políticas, puede ser exitoso o surtir efecto en las condiciones que siempre le han correspondido a él: un multimillonario dedicado a los bienes raíces, básicamente en el estado de Nueva York y en menor medida en Nueva Jersey. Algo por el estilo le sucedió a Bill Clinton a finales de los años noventa cuando trató de evitar su propia destitución por el caso Monica Lewinsky y la obstrucción de la justicia y el perjurio, al recurrir a eufemismos como: “No tuve sexo con esa mujer”. Luego, cuando le preguntaron si había tenido algún tipo de relación sexual oral con ella dijo: “Defina sexual”. Trump vive en un mundo parecido, pero no es seguro que los jueces y los jurados de Brooklyn y Queens sean iguales que el Congreso de Estados Unidos, el tribunal de la opinión pública y la propia Suprema Corte tratándose del presidente de Estados Unidos.
¿A qué me refiero? Que Trump está recurriendo al mismo tipo de subterfugios legales que le funcionaron maravillosamente bien en otros lugares, en otros momentos. Pero no son necesariamente tan eficaces en su situación actual. Discutir si dijo o no la frase “espero que puedas no insistir en esto”, a propósito de lo que le dijo al director del FBI James Comey en el caso del asesor de seguridad nacional Michael Flynn, es una discusión muy estrecha. Seguramente en un tribunal administrativo o civil del Bronx eso pasa, ya en instancias jurídicas o políticas de otro nivel es más difícil. Lo mismo sucede cuando habla de si hay o no grabaciones de sus conversaciones con el ex director del FBI, o las hay o no las hay. Si las hay, debiera soltarlas porque debieran exonerarlo. Si las hay y no las suelta es porque no solo no lo exoneran sino porque lo condenan. Lo mismo sucede con varias de sus declaraciones de estas últimas semanas, atribuidas a él por el ex director del FBI. Es posible que Comey haya mentido, no sería el primero que lo haga (recordemos a J. Edgar Hoover).
Pero ese no es el tema central ahorita. El tema es si Trump no se estará metiendo en un berenjenal jurídico, político y legislativo que acabe por destituirlo, ya sea por la vía del impeachment, ya sea por la incapacidad de desempeñar sus funciones, o por renuncia. Dar una batalla jurídica en Estados Unidos creyendo que todo son bienes raíces para ricos en Nueva York es un grave error. Hay que admirar y creer en el Estado de Derecho norteamericano pero no hacerse bolas, es para algunos, en algunos lugares, en algunos momentos; no para otros, en otros lugares y en otros momentos.
Fuente:
http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/trump-los-eufemismos-estados-unidos_187282

EL NACIONAL, Caracas, 20 de junio de 2017
Trump y su nueva política cubana
Carlos Alberto Montaner

 El presidente Donald Trump se propone modificar y endurecer la política de Barack Obama con relación a Cuba. Obama, que acertó en ciertos aspectos sociales de su política interna, erró totalmente en su estrategia cubana. Me parece, pues, razonable cambiarla. No todo lo que Trump hace es equivocado. A veces, entre tweets insomnes, acierta.
Si hay algo que el jefe de cualquier Estado debe tener muy claro, es precisar quiénes son los amigos y los enemigos de la nación a la que le toca proteger. Trump sabe o intuye que los Castro, desde hace décadas, intentan perjudicar a su país por cualquier medio. En 1957 Fidel Castro le escribió una carta a Celia Sánchez, entonces su amante y confidente, explicándole que la lucha contra Batista (la carta está firmada en Sierra Maestra) era solo el prólogo de la batalla épica que libraría contra Washington durante toda su vida.
Fidel Castro, que fue un comunista convencido, cumplió esa promesa, luego reiterada docenas de veces oralmente y por la naturaleza de sus acciones. Por eso, cuando Fidel murió, Donald Trump, que había sido electo presidente pocas semanas antes, pero todavía no había tomado posesión, tras calificarlo de “dictador brutal”, aseguró que: “A pesar de que las tragedias, muertes y dolor causados por Fidel Castro no pueden ser borrados, nuestro gobierno hará todo lo posible para asegurar que el pueblo cubano pueda iniciar finalmente su camino hacia la prosperidad y libertad”.
En consecuencia, Trump, a los pocos meses de iniciar su andadura, ha retomado el propósito de cambiar el régimen cubano, irresponsablemente cancelado por Barack Obama en abril de 2015, como anunció el ex presidente durante la Cumbre de Panamá; aunque, contradictoriamente, tuvo la solidaria cortesía de reunirse con disidentes cubanos que habían viajado desde la isla, gesto simbólico que hay que agradecerle.
¿Por qué Trump ha retomado la estrategia de “contener” a Cuba, como se decía en la jerga de la Guerra Fría? Porque Trump y sus asesores, guiados por la experiencia del senador Marco Rubio y del congresista Mario Díaz-Balart, verdaderos expertos en el tema, piensan que Raúl Castro no ha renunciado a la confrontación, lo que aconseja privarlo de fondos.
Muy en consonancia con la impronta que Fidel le dejó a su hermano y a su régimen, la revolución cubana continúa siendo enemiga de los ideales e intereses de Estados Unidos, como si la URSS continuara existiendo y el marxismo no se hubiera desacreditado totalmente hace ya más de un cuarto de siglo. Para Cuba la Guerra Fría no ha concluido. Para ellos, “la lucha sigue”.
Eso se demuestra en la alianza cubana con Corea del Norte, que incluye suministros clandestinos de equipos bélicos, prohibidos por Naciones Unidas, incluso mientras negociaba el “deshielo” con Washington. Es evidente en el respaldo a Siria, a Irán, a Bielorrusia, a la Rusia de Putin, y a cuanto dictador u “hombre fuerte” se enfrenta a las democracias occidentales. Se prueba en la permanente hostilidad contra el Estado de Israel, pero, sobre todo, queda clarísimo en la actuación de Raúl Castro en el caso venezolano.
Si Obama creía que la dictadura cubana, a cambio de buenas relaciones, ayudaría a Estados Unidos a moderar la conducta de la Venezuela de Chávez y Maduro, se equivocó de plano. La Cuba de Raúl Castro se dedica a echar gasolina al incendio que devora a ese país, con el objeto de no perder los subsidios que le genera la enorme colonia suramericana.
Los militares cubanos son el sostén esencial de la dictadura de Nicolás Maduro, personaje formado en la Escuela de Cuadros del Partido Comunista cubano llamada “Ñico López”. Les proporcionan inteligencia y adiestramiento a sus colegas venezolanos para que repriman cruelmente a los demócratas de la oposición. Los muy hábiles operadores políticos cubanos, formados en la tradición del KGB y la Stasi, asesoran a los chavistas y le dan forma y sentido a la alianza de los cinco gobiernos patológicamente “antiyanquis” de América Latina: la propia Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador.
Tiene razón el presidente Trump cuando afirma que Barack Obama (pese a su hermoso discurso en defensa de la democracia pronunciado en La Habana) no debió haber entregado todas las fichas norteamericanas sin que Raúl Castro hiciera concesiones fundamentales en beneficio del pueblo cubano y de su derecho a la libertad y la democracia. Eso es lo que Trump ahora intenta corregir.
Fuente:
http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/trump-nueva-politica-cubana_188511

SERVICIO

EL MUNDO, Barcelona, 22 de junio de 2017
CANELA FINA
Las cifras de la Iglesia
Luis María Anson

En los centros asistenciales y sociales de la Iglesia Católica fueron atendidas, en el año 2015, 4.790.075 personas, entre ellas 170.000 emigrantes. Recibieron ayuda en centros católicos para mitigar la pobreza más de 2.800.000 hombres y mujeres y 1.974.358 en Cáritas. 3.521.270 alumnos están inscritos en clase de religión, a pesar de las desmesuradas campañas hostiles de un sector de la extrema izquierda. Cerca de 2.000.000 de jóvenes rodearon al Papa en su última presencia en España. La Iglesia atiende 2.593 centros educativos y ahorra al Estado por encima de 2.563 millones de euros al año. 30.936 profesores de religión y 96.825 hombres y mujeres atienden como per-sonal docente las exigencias educativas.
En España existen 22.999 parroquias y 827 monasterios, así como infinidad de centros asistenciales católicos. Entre sacerdotes y religiosos la cifra se eleva a 73.943 personas. Los misioneros españoles en el extranjero superan los 13.000 con 101.751 catequistas. En el año 2015, se bautizaron en España 231.254 niñas y niños e hicieron la comunión 240.094, elevándose a 51.810 el número de matrimonios católicos. 225.000 empleos generan la actividad cultural en torno al patrimonio de la Iglesia Católica y su impacto en el PIB supera los 22.600.000 euros al año. El 76% de la financiación del colosal esfuerzo asistencial, educativo, evangelizador y cultural de la Iglesia se sufraga directamente por los fieles.
Y además está el 0,7 de las declaraciones de la renta. Teniendo en cuenta las conjuntas, un total de 9.000.000 de contribuyentes marcan la X en la casilla en favor de la Iglesia Católica, lo que supone el 24% de los recursos necesarios para mantener el nivel educativo, cultural y asistencial. El entorno de Zapatero decidió suprimir la asignación que recibía la Iglesia de los Presupuestos Generales del Estado por los servicios que hace a la sociedad al margen de su esencial función religiosa. "A los templos solo acuden algunas viejas beatas -aseguraban los consejeros de Zapatero- basta con suprimir la asignación presupuestaria para hundir a la Iglesia". Error mayúsculo. Los fines de semana 11.000.000 de personas acuden a misa y las manifestaciones públicas en las fiestas religiosas y en las procesiones abarrotan las calles de toda España. El 0,7 de las declaraciones de la renta que se señalan con un aspa voluntariamente suponen un ingreso superior a la cicatería de la asignación que se otorgaba a la Iglesia.
Resultaría coherente que se hiciera con los partidos políticos lo mismo que con la Iglesia y que, en lugar de recibir copiosas subvenciones varias, se financiaran a través de las cuotas de sus afiliados y con un 0,7 señalado de forma voluntaria en las declaraciones de la renta. Sería interesante conocer el número de contribuyentes dispuestos a financiar voluntariamente a los partidos políticos. Una de las claves de la democracia es el respeto a las minorías. A mí me parece ejemplar que los poderes públicos atiendan a los budistas, a los islamistas, a los evangelistas, a las manifestaciones de homosexuales, gays y lesbianas... Lo que no me parece de recibo es que se hostigue de manera incesante a la abrumadora mayoría católica española. El anticlericalismo debería recluirse definitivamente en los desvanes de la historia.
Fuente:
http://www.elmundo.es/opinion/2017/06/22/594aa9f3e2704e943e8b45d4.html
Escultura: Claes Oldenburg.

NO ES UN JUEGO

EL MUNDO, Barcelona, 26 de junio de 2017
EDITORIAL
Urge una política de Estado para la natalidad

La crisis demográfica que atraviesa España por la falta de nacimientos es un problema acuciante que no figura en la agenda de los partidos políticos y sólo se aborda de vez en cuando como proclama, que luego cae en el olvido, cuando se trata de apelar al voto femenino en periodo electoral. Sin embargo, los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) deben interpretarse como una alarma que obliga a actuar para evitar un desastre social y económico por el pronunciado envejecimiento de la población.
La natalidad ya no sólo se enfrenta al problema de que los españoles no quieren (o no pueden)tener hijos. Por primera vez, la caída del número de nacimientos se explica también por el hecho de que no hay suficientes mujeres en edad fértil para garantizar un desarrollo sostenible de la demografía. España ha perdido un millón de madres potenciales(mujeres de entre 15 y 49 años) en la última década, consecuencia de la caída que la natalidad experimentó a finales de los años 70.
Esos dos factores se conjugaron y nos llevaron a registrar dos hitos negros en nuestra historia demográfica en 2016, cuando se registró el menor número de nacimientos desde 1975 (arranque de la serie histórica) y la edad de las madres españolas superó, también por primera vez, la barrera psicológica de los 32 años.
Revertir esa tendencia debe ser prioritario para Gobierno y oposición. La demografía debe abordarse con una política de Estado que esboce una estrategia para el largo plazo que quede al margen de cuestiones partidistas.
La natalidad no es un asunto baladí. De los niños que nazcan hoy dependerá el presupuesto del futuro para pagar las pensiones y los servicios de Sanidad y dependencia. El año 2016 fue el segundo consecutivo en el que España registró un saldo vegetativo negativo con más muertes que nacimientos. A esto se suma el hecho positivo de que la esperanza de vida en nuestro país aumenta año tras año.Los españoles ya viven de media 83,2 años, por lo que cobran cada vez más tiempo su pensión de jubilación (con los datos actuales ya son más de 18 años recibiendo esa prestación).
Para equilibrar la pirámide poblacional y que las nuevas generaciones puedan sostener el sistema es probable que no baste con fomentar la natalidad. La inmigración tendrá que jugar un papel destacado en la reposición poblacional. De hecho, en 2008, cuando nacieron los niños del boom inmobiliario, se registró la mejor cifra de natalidad de los últimos 30 años en nuestro país por la contribución de las madres extranjeras. Pero atraer inmigrantes depende del progreso y nos hace vulnerables al ciclo económico, como hemos visto en estos años en los que los migrantes se han ido.
Por otra parte, el INE muestra que gracias a la recuperación económica, las bodas en España están aumentando, aunque los contrayentes son cada vez mayores (34,7 años la mujer y 37,5 el hombre). Un indicador de que los ciudadanos sí quieren formar una familia y el no tener hijos se debe en muchas ocasiones a problemas socio laborales.
Es por esto que el Gobierno debe impulsar una batería de medidas para ayudar a los españoles a ser padres. Facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, proteger a la mujer de posibles penalizaciones en su puesto de trabajo tras la maternidad, ayudar a las familias a sortear algunos gastos básicos en los primeros años de vida o financiar más gastos de las familias numerosas son algunas de las iniciativas que deben ponerse sobre la mesa. Se trata de políticas que requieren la implicación de las tres Administraciones (nacional, autonómica y local) y que sólo serán evaluables en el medio o largo plazo por lo que exigen altura de miras.
En enero de este año, el Consejo de Ministros creó el Comisionado frente al Reto Demográfico. Pero poner en marcha una comisión de estudios no es suficiente para resolver la crisis demográfica de nuestro país. Urge incluir este asunto en la agenda política para impulsar los nacimientos cuanto antes.
Fuente:
http://www.elmundo.es/opinion/2017/06/26/594ff0b5e2704edc5b8b461c.html
Escultura: Claes Oldenburg.

domingo, 25 de junio de 2017

LA VENEZUELA QUE NUNCA SE RENDIRÁ



Una ocurrencia peregrina la del ataque al centinela

"David Vallenilla y quienes intentaron arrancarlo de las garras del agresor, ejemplifican a la Venezuela que nunca se rendirá, porque lucha por sus valores esenciales y más apreciados”, dijeron los diputados Juan Pablo García, Omar González, Carlos Bastardo y Luis Barragán, de Vente Venezuela.

Precisaron a través de un comunicado que la constituyente no va, repudiada por propios y extraños, como una táctica sobrevenida de Nicolás Maduro.

“El fraude constituyente está evidente y definitivamente derrotado en las calles y son numerosos los dirigentes del oficialismo que la rechazan, explícita e implícitamente. Se trata de una burda maniobra de Maduro que también ensayará una purga en sus propias filas con tamaña estafa. La protesta firme, vehemente y extendida de toda la ciudadanía, va más allá de esta táctica fallida que trató de confundirla y de detenerla, sin lograrlo. Vamos hacia una transición democrática.  Y, como ha referido María Corina Machado, son estos días duros y dolorosos los que anuncian el fin de la dictadura”.

Manifestaron los parlamentarios del Partido de la Libertad que estudian la posibilidad de convertirse en acusadores privados del victimario de David Vallenilla, “en un hecho que compromete a la propia entidad armada, pues, la tesis del ataque al centinela es una ocurrencia peregrina cuando existen los videos y las fotografías, más los testigos presenciales, de un evento en el que los agresores actúan con sobrada ventaja, armados y protegidos frente a los jóvenes desarmados que sólo los ampara Dios y la Constitución”.
24/06/2017:
http://infodigital.com.ve/parlamentarios-de-vente-venezuela-una-ocurrencia-peregrina-la-del-ataque-al-centinela/

SIN COMILLAS

El desgarrador testimonio del escudero que intentó proteger a David Vallenilla
Redacción

David Vallenilla, de 22 años, fue asesinado este jueves por un efectivo de la Policía Aérea en La Carlota. El joven estudiante de enfermería recibió tres impactos de arma de fuego cuando protestaba en la autopista Francisco Fajardo de Caracas. Uno de sus compañeros de lucha corrió hacia donde estaba él, solo, para protegerlo con su escudo de los disparos de los castrenses, pero no pudo evitar que lo hirieran a muerte.

Las piernas de este “héroe”, como es llamado en las redes sociales, están marcadas por la represión de los organismos de seguridad del Estado que actúan bajo las órdenes del gobierno del presidente Nicolás. El chico, con un bandera a la espalda, no dudó en arriesgar su vida para cubrir con su escudo de cartón a su compañero que se encontraba desarmado frente a los militares.

El acto de valentía le causó varias marcas físicas en la piel, pero estas no le duelen tanto la que dejó en el alma. “Lo que me duele es no haber llegado a tiempo para poder cubrirlo“, le dijo el escudero al fotógrafo Isaac Paniza luego de la muerte del joven de 22 años.

Fuente:
https://www.noticiasaldiayalahora.co/el-desgarrador-testimonio-del-escudero-que-intento-proteger-david-vallenilla-imagenes/

jueves, 22 de junio de 2017

#A350tear350teando

Las manifestaciones públicas contra el gobierno, también constituyen - en autopistas y avenidas - un motivo para exhibir las pancartas elaboradas en casa, con el ingenio y la rabia que sentimos y censura esta dictadura. Sobre todo cuando se oyen comentarios malsanos, los que adulteran o buscan adulterar las realidad irreemplazables: Hay un caudal de entusiasmo popular por la constituyente. Así dice el periodista, comentarista, burócrata de los medios oficiales, desgraciadamente para mirarse al espejo sin vergüenza, banalizador del mal. Por cierto, ayer se levantó una estampida digital de indignación, burla y rechazo por el tweed del alcalde de Chacao, Ramón Muchacho, llamando a innovar la protesta con el instagram para invocar el 350. Tiene toda la razón la gente que, a su vez, lo protestó, por necio. Sin embargo, ¿cuál hubiese sido la reacción de haber suscrito David Smolanski, el alcalde de El Hatillo, ese llamado? Sin dudas, diiferente, porque en uno hay la desconfianza que no la hay en el otro. Nos permitimos acotar un comentario adicional: en este blog, hasta el presente, hay 8745 archivos acumulados y, con todas las excepciones y los errores de tipeo que se quieran, están indizados o indexados. Seguros de tener piezas que lo incluyen, recordando referencias recogidas en Tribuna Popular de 1950 u otros medios de los sesenta, tratamos anoche de ubicar a Pompeyo Márquez para el texto de Guido Sosola y, muy mezclado, apareció una sola referencia directa: una entrevista de estos años, realizada por La Razón. ¿Estamos en los límites de blogspot? (LB)

DE LOS POLÍTICOS



Érase Santos Yorme

Guido Sosola

Diferente, algo diferente. Pompeyo Márquez perteneció a la estirpe de dirigentes políticos que combinaron muy bien la acción y el pensamiento, responsables de sus actos, capaces del evento más audaz y del párrafo más sesudo, organizador a la vez que cultivador de la palabra.

Érase hombre de pelea, en el cuerpo a cuerpo y en el plano de las ideas. Arriesgó el pellejo durante la dictadura de Pérez Jiménez, en las guerrillas y supo rectificar a tiempo. De haber tenido veinte años menos de edad, como otros igualmente marxistas, socialdemócratas, socialcristianos, liberales o tecnotrónicos, el cuento de la oposición venezolana hubiese sido diferente.

Pudo tener y los tuvo, todos los defectos del mundo, pero no era – por un lado – el codicioso que, teniendo por pretexto una revolución, además, impensada, se enriqueció por todos estos años, o enriqueció a sus hijos y se rodeó de testaferros siendo capaz de aplaudir la feroz represión de un gobierno que privilegia a los muchachos como destino final de un disparo.  Y – por el otro – no era el abnegado pescuecero que explota cada ocasión, piratea políticamente con maniobras mediáticas, pantallero que da infinitos codazos para aparecer en la foto, tuitero de enfermizos sueños de grandeza.

Si me dieran a elegir una etapa de su vida para ejemplificar al conductor político que extrañamos, citaría aquella separación dramática del PCV, siendo de nuevo su secretario general. Participó en un amplísimo y profundo debate, rompió con el pasado y se atrevió a fundar el MAS que, independientemente de la quiebra ética que lo devoró al entrar el siglo XXI, fue en su momento una respuesta a esa izquierda cavernaria y entreguista que, por una asombrosa ironía, hoy es gobierno en Venezuela.

Santos Yorme, el legendario, deja un testimonio de vida que ojalá ocupe la atención de esta nueva generación que muy bien retratan los escuderos, los muchachos de la resistencia a quienes, por cierto, les llegará el momento de definir vocaciones y superar esta bastarda herencia que nos ha dejado la antipolítica. Porque, frente a la brutal y embrutecida dictadura, con expresiones equivalentes en las inadvertidas sucursales de la oposición, la política va mucho más allá con sus poesías y realidades.

22/06/2017: